La moneda de México cerraría el 2017 cotizando en 19.80 pesos por dólar debido a un deterioro en las perspectivas del mercado petrolero y su impacto en la cuenta corriente del país, estimó el banco local Banorte-IXE en un reporte publicado este lunes.

El pronóstico supone una depreciación del 6.5% para el peso mexicano frente a los 18.60 pesos por dólar en que cerró el viernes.

NOTICIA: Reserva Federal alimenta fortaleza del dólar

La cifra supera además el estimado de 18.20 por dólar del más reciente sondeo del banco central entre analistas.

Para Banorte-IXE, el mal desempeño del peso, la moneda más líquida entre las emergentes y la octava más negociada del mundo, respondería a cambios estructurales, especialmente en el sector petrolero, que mermarían los ingresos de México y el resultado de una reforma energética local, que abrió el sector a la inversión privada tras más de 70 años de monopolio estatal.

"El doble impacto de precios bajos y producción a la baja sugieren una debilidad persistente para la balanza de cuenta corriente del país al menos hasta el próximo año. En nuestra opinión, éstos más que compensaran por los efectos positivos de la reforma energética en el corto plazo, manteniendo al peso presionado hacia 2017", indicó el reporte.

Para los analistas de Banorte-IXE, actualmente el peso mexicano está sobrevaluado en un 1.6% frente al dólar, en contraste con modelos simples de tipo de cambio real que apuntan a una fuerte subvaluación de la moneda.

El modelo del banco propone tomar en cuenta cambios de fondo como la mayor oferta mundial de crudo, debido al desarrollo de la industria del "shale" en Estados Unidos, y una perspectiva más débil de lo esperada para el déficit de cuenta corriente de México, ante una menor producción de crudo y una mayor importación de gasolina.

Además, contempla un efecto positivo menor al previsto de la apertura energética en el corto y mediano plazo.

NOTICIA: Moneda mexicana baja a niveles pre-Brexit

"En nuestro escenario de una mayor caída en la producción de petróleo, bajos precios del crudo y retos fiscales por la petrolera estatal Pemex, el peso continuará depreciándose el próximo año y necesita hacerlo para ayudar a corregir por un mayor déficit de cuenta corriente", agregó el reporte.

Banorte-IXE subió además su estimado de tipo de cambio para el cierre de este año a 18.50 por dólar desde los 17.60 previos.

erp