El peso mexicano se vio favorecido tras la decisión de la agencia Moody’s de bajarle la calificación crediticia el pasado martes a China, al llevar las cotizaciones a un precio mínimo de 18.4693 pesos por dólar, rompiendo el precio de soporte de 18.50 pesos por dólar.

El tipo de cambio peso-dólar hacia el cierre de las operaciones concluyó en niveles de 18.4960 pesos por dólar en operaciones al mayoreo, que con respecto a las últimas negociaciones de la jornada previa (18.6170 pesos) resultó en una apreciación de 0.65%, equivalente a una ganancia de 12.10 centavos.

Desde el pasado 9 de mayo, cuando el peso mexicano mostró fuertes presiones alcistas hasta alcanzar un precio de 19.2180 pesos por dólar, derivadas de los comentarios realizados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a la fecha, reporta una revaluación del 3.76%, esto es una apreciación de 72.20 centavos.

Entrada de flujos

La mayor recuperación de la moneda local se explicó en parte por el ingreso de flujos foráneos al mercado mexicano.

El ingreso de flujos foráneos al mercado mexicano también impulsó al principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) toda vez que al cierre de la jornada registró una ganancia de 0.92% para ubicarse en 49,494.4 puntos.

Adicionalmente, existieron otros eventos que están mejorando el nivel del tipo de cambio, como el repunte del precio del petróleo, las minutas de la Fed y la política de alza de tasas del Banco de México (Banxico).

La agencia calificadora Moody’s optó por recortarle la calificación crediticia de China al pasarla de Aa3 a A1 , modificando también la perspectiva de Negativa a Estable, derivado de un menor crecimiento potencial, lo que podría obligar a las autoridades a incrementar su nivel de apalancamiento para impulsar su economía.

Al cierre del 2016, la deuda total de China como proporción al PIB se ubicó cerca de 260%, de la cual, la mayor parte es corporativa con 156%, mientras que la deuda del gobierno apenas llega a 37.6% del PIB.

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, comentó que el mayor fortalecimiento del peso mexicano tuvo su origen en la degradación de la calificación de la deuda soberana de China, lo cual provocó las salidas capitales para incorporarse al mercado mexicano.

El especialista agregó que otro de los factores que promovió la apreciación de la paridad peso-dólar fue el anuncio de las minutas de la Reserva Federal (Fed), donde destacó que aún hay dudas para seguir con el aumento de tasas, por los problemas que existe al llevar la inflación por arriba del 2 por ciento.

Seguirá apreciándose

James Salazar mencionó que el tipo de cambio peso-dólar se encuentra dentro de una canal descendente, por lo que en los siguientes días podría tocar el precio de 18.450 pesos por dólar, con el pronóstico de mantenerse por debajo de 18.50 pesos por billete verde hasta el cierre de mayo. El subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete Macal, destacó que la recuperación del peso se derivó también del repunte del precio del petróleo, pues en las últimas tres semanas lleva un avance acumulado de 13% a 51.36 dólares por barril.

El experto informó que la política monetaria restrictiva que lleva el instituto central está apoyando la revaluación de la divisa mexicana, ya que después del último aumento en sus tasas de interés (jueves pasado), ha logrado una recuperación de 35 centavos.

[email protected]