El peso mexicano concluyó una semana negativa marcada por complicaciones en la relación comercial China-Estados Unidos. Pese a su ligera recuperación intradía de 10.05 centavos, el tipo de cambio de 19.0785 unidades por dólar significa una caída de 11.65 centavos (0.61%) contra su cierre del viernes pasado, con cifras del Banco de México (Banxico).

Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron en abril, pero una contención ligera en la inflación subyacente benefició al peso. El dato de 0.1% aumenta las posibilidades de que la Reserva Federal (Fed) estadounidense mantenga sin cambios sus tasas de interés, factor que desincentiva la compra de dólares y limita su encarecimiento. 

Para arriba

Durante la semana, la moneda local alcanzó una paridad máxima de 19.3188 pesos por dólar, nivel no visto desde el 1 de abril. El alza que configuró de martes a jueves una racha de tres caídas al hilo, también recibió la influencia de un anuncio que hizo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. 

El mandatario informó el jueves que la licitación para construir la refinería de Dos Bocas, prioritaria para su administración, fue declarada desierta. Tanto la Secretaría de Energía (Sener) como Petróleos Mexicanos (Pemex) deberán encargarse del proyecto insignia del actual gobierno.

Las presiones por factores internacionales y locales se redujeron ligeramente gracias a que desde el cierre de esa misma jornada y todavía el viernes, el billete verde se debilitó. El Índice Dólar (DXY), que mide su desempeño contra seis monedas de referencia, retrocedió 26 puntos en dos jornadas, desde 97.57 unidades hasta un registro de 97.31 enteros.

Ángel Amancio, analista independiente y trader con experiencia en Madrid y Nueva York, explicó que tras lo ocurrido con la refinería, el dólar se encareció sólo por unas horas, pero el fuerte movimiento modificó los niveles técnicos de la paridad. "Superó con mucha facilidad la resistencia de 19.20 unidades, por lo que ahora se espera que ese punto se encuentre dentro de su rango de operación", explicó 

Con los ojos en China y EU

La semana negativa para el tipo de cambio ya era esperada por diferentes actores del mercado de divisas, tras las amenazas que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo el domingo acerca de posibles alzas a los aranceles a importaciones chinas. Más tarde las palabras del republicano se convirtieron en realidad y disminuyó el apetito por activos de riesgo, como las monedas emergentes.

Tras haberse ubicado por encima de 60 unidades durante el último periodo de fortaleza para el peso, el índice Fear & Greed, que mide el sentimiento de los inversionistas, cerró la semana en 44 unidades, con un mínimo semanal de 39 puntos. La medida elaborada por la plataforma CNN Business expresa el temor u optimismo de los inversionistas con un rango entre cero y 100 unidades, en el que cero significa temor extremo y 100, un alto optimismo.

Lo que suceda la próxima semana entre las dos potencias económicas más grandes del mundo será de gran relevancia para el tipo de cambio, en espera de la respuesta de China.

[email protected]