El dólar tiene una depreciación de 5.04% frente al peso mexicano, o 104.75 centavos, desde su máximo del año registrado el 2 de septiembre a 20.1435 pesos por billete verde, hasta su cierre en 19.1280 pesos, según datos del Banco de México.

Señales de mejoría en el conflicto mercantil entre Estados Unidos y China, un acuerdo sobre el Brexit, y los recortes a la tasa de referencia de la Reserva Federal (Fed) estadounidense han sido los motores en el mayor apetito por activos de riesgo, como la moneda mexicana, explicó James Salazar, subdirector de Análisis de CIBanco.

“Los principales riesgos que se estaban presentando se han ido solucionado de forma satisfactoria, en específico el asunto de la guerra comercial entre EU y China. El hecho de que el inversionista considere que pudiera haber una solución pronto es el principal aliciente que ha tenido el mercado cambiario, es la principal razón”, indicó el estratega.

Este año, la Fed realizó su primer recorte a la tasa de referencia desde la crisis financiera, ajuste que repitió en dos ocasiones en 25 puntos base cada uno, para ubicarla en un nivel de 1.50-1.75 por ciento.

“Si reduce la tasa de interés hace menos atractivo al dólar de forma generalizada, y en específico, favorece las inversiones en activos de mayor riesgo, y estos generalmente son de economías emergentes, les favoreció a los activos denominados en pesos”, aseveró Salazar, quien prevé que el billete verde cierre este año en 19.50 pesos.

Asimismo, en las últimas semanas se han generado noticias sobre una posible ratificación del T-MEC antes de que termine el año, lo que sería una buena noticia para la economía real y ayudaría al peso, comentó el especialista en el mercado cambiario.

Efecto descontado

Esta semana se espera que el Banco de México, en su penúltima reunión del año,  realice su tercer ajuste a la baja de 25 puntos base a la tasa de referencia, lo que la situaría en un nivel de 7.50%, “debido a que el mercado ya ha descontado el recorte a la tasa de interés, es poco probable que se observe una depreciación del peso tras el anuncio del 14 de noviembre”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base.

La tendencia para el resto del año sería de tipo lateral,  en la paridad del tipo de cambio, según un análisis del banco  Invex, que si bien prevé algunos episodios de presión para la moneda mexicana,  considera que el diferencial entre las tasas de interés locales y en dólares será un ancla a favor de la divisa de México.

[email protected]