El peso mexicano terminó noviembre con una depreciación de 4.17% en un nivel de 21.4681 pesos por dólar, su mayor pérdida desde marzo del 2020, cuando inició la pandemia del Covid-19. En ese entonces la divisa cerró el mes en 23.7980 unidades por billete verde.

El fortalecimiento de la moneda estadounidense se debió principalmente a una mayor aversión al riesgo entre los inversionistas ante un incremento en los contagios de Covid-19, la nueva variante Ómicron, las presiones inflacionarias y el inicio del programa de recompra de bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos, lo que ha debilitado a las divisas de economías emergentes.

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico en Monex, comentó que “el principal tema que estuvo presente en el décimo mes del año fue el relacionado a la inflación. Se empezaron a ajustar las apuestas sobre el momento en que los bancos centrales empezarán a modificar su política monetaria”.

Por su parte, Amin Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital, afirmó que la volatilidad del tipo de cambio en noviembre, “tiene que ver con la contrarreforma eléctrica y con la propuesta de que Victoria Rodríguez sea la próxima gobernadora de Banco de México”.

Esos son factores de confianza en México que se reflejan en el tipo de cambio y en las bolsas de valores.

Otras monedas

La lira turca terminó el mes con una depreciación de 40.62% para cotizar el martes en 13.5022 unidades por dólar, seguido del peso colombiano con una pérdida de 6.32%, la corona sueca con una depreciación de 5.04%,  el rublo ruso con 4.42% y en quinto lugar el peso mexicano con 4.17 por ciento.

“El dólar se mantuvo con una tendencia alcista y una postura muy sólida, apoyado por informes sobre variables económicas en Estados Unidos, como son el empleo, Producto Interno Bruto, manufactura y otras, lo que se alineó para esperar que los estímulos monetarios ya no son tan necesarios”, explicó Janneth Quiroz.

En noviembre algunas monedas mostraron resiliencia frente al dólar, como la libra esterlina que cotizó en 1.3308 dólares por unidad y una apreciación de 2.79 por ciento.

Le siguió el euro con una ganancia de 1.91% a 1.1338 dólares por euro, el yuan chino y el yen japonés se apreciación 0.64 y 0.60%, respectivamente frente al billete verde.

En cambio, de las monedas emergentes solo el real brasileño se apreció en el mes 0.23% frente al dólar, cerrando en 5.6244 unidades por billete verde.

De acuerdo con Black Wallstreet Capital, durante noviembre se presentó un fortalecimiento general del dólar, lo que se observa claramente en el índice dólar.

Entre el 10 y el 24 de noviembre, el índice se fortaleció 3.14 por ciento. Debido a la volatilidad de las últimas jornadas cerró noviembre con un alza de 2.06 por ciento.

ariel.mendez@eleconomista.mx