En la recta final de la presentación de reportes financieros, al cuarto trimestre del 2013, las expectativas sobre cómo será el desempeño de las empresas más importantes del país en el primer tramo del 2014, no vislumbran un panorama alentador.

La reforma fiscal, el bajo crecimiento de la economía y las presiones inflacionarias implican un escenario difícil para el sector privado, comentó Carlos González, director de Análisis de Monex Grupo Financiero.

A ello se suman la volatilidad internacional y la inseguridad pública en diferentes regiones de México, como lo demostró la más reciente encuesta de expectativas del sector privado, elaborada por el Banco de México (Banxico), añadió Ignacio Cedillo, analista de la empresa consultora Bursamétrica.

Entre enero y marzo, se prevé que en especial las empresas de consumo reporten menores ventas, derivado de los nuevos impuestos a la comida alta en calorías y a los refrescos.

Sólo algunas empresas como Gruma se salvarán de los impuestos a la comida de alto contenido calórico, ya que producen alimentos de primera necesidad , dijo Cedillo.

Según los analistas, el primer trimestre será flojo para la actividad económica del país y las empresas, debido a un menor consumo privado.

guadaupe.cadena@eleconomista.mx