El oro subió 1.5% el viernes, apoyado por un dólar más bajo y por perspectivas de mayores políticas de alivio monetario tras el referendo que decidió la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La mayor parte de la subida de los precios estuvo explicada por la búsqueda de refugio en el metal precioso, con inversionistas apurados por protegerse ante la incertidumbre tras el triunfo del Brexit.

Las preocupaciones por el panorama del crecimiento global, los comentarios cautos de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, y la demanda minorista habían impulsado al oro antes del referendo de la semana pasada en el Reino Unido.

El oro al contado subió 1.5%, a 1,341.6 dólares, luego de cerrar junio con un avance de 8.8%, su mayor alza mensual desde febrero. Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto ganaron 1.4% y terminaron a 1,339 dólares.

La fortaleza del oro benefició a la plata, metal que superó el umbral de 19 dólares la onza por primera vez desde septiembre del 2014. El metal ganó 6%, a 19.81 dólares la onza.

El dólar y, por tanto, los metales preciosos denominados en el billete verde concentrarán la atención de nuevo esta semana, ya que el foco se irá alejando ligeramente del Brexit en dirección a los fundamentos económicos y la política monetaria en Estados Unidos , comentó en una nota Fawad Razaqzada, analista de mercados de forex.com.

El dólar estadounidense perdió 0.5% contra una canasta de monedas, mientras que las acciones en Europa se recuperaron por indicios de que bancos centrales como el de Inglaterra, el de Japón y el Banco Central Europeo van a flexibilizar las condiciones monetarias aun más.

En tanto, el platino ganó 3.77%, a 1,055.49 dólares, y el paladio subió 1.26%, a 603.50 dólares por onza.