El oro subió el viernes, ya que la debilidad del dólar y la preocupación por un aumento de la inflación y los riesgos para el crecimiento contrarrestaron las apuestas por las inminentes subidas de las tasas de interés, manteniendo el lingote en camino de una pequeña ganancia semanal.

El metal al contado subió 0.1% a 1,759.13 dólares por onza. Los futuros del oro en Estados Unidos ganaron 0.1% a 1,758.4 dólares.

El dólar retrocedió, haciendo que el oro fuera menos caro para compradores con otras divisas, lo que favoreció la demanda.

El metal precioso tuvo su primera ganancia semanal desde el 3 de septiembre, con un alza de alrededor del 0.5% hasta el momento, ya que el retroceso del dólar del jueves lo ayudó a rebotar alrededor de 2 por ciento.

Las caídas del dólar y los menores rendimientos de los bonos están apoyando al oro, mientras los inversores se reposicionan para el cuarto trimestre, dijo Phillip Streible, estratega jefe de Mercado en Blue Line Futures.