El oro recortó el miércoles parte de sus pérdidas debido a que el dólar frenó su alza tras la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener sin cambios las tasas de interés, en su primera reunión después de que Donald Trump asumió la Presidencia.

La Fed dibujó un escenario relativamente positivo para la economía que sugiere que sigue encaminada a endurecer este año su política monetaria.

El oro está altamente expuesto a las tasas de interés, particularmente en Estados Unidos, debido a que los tipos de cambio más altos elevan el costo de oportunidad de tener activos que no rinden intereses y apuntalan al dólar, la moneda en la que se negocia el lingote.

El oro al contado bajaron ligeramente 0.08%, a 1,209.58 dólares la onza, tras retroceder hasta un mínimo de sesión de 1,197.73 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 0.3%, a 1,208.30 dólares la onza.

El índice dólar recortó ganancias y subió 0.1 por ciento.

El oro subió más de 5% en enero, su mejor mes desde junio de 2016, debido a que el dólar registró su peor comienzo de año en tres décadas, afectado por comentarios de Trump respecto a que países como China, Alemania y Japón mantienen bajos sus tipos de cambio en desmedro de Estados Unidos.

Los precios del oro podrían subir 8% en la primera mitad del año, impulsados por la debilidad del dólar , refirió ETF Securities. Sin embargo, un alza en la segunda mitad del año y un menor entusiasmo por el metal en los mercados a futuro podrían llevar a una liquidación .