Por séptima semana consecutiva el oro finalizó con pérdidas al ubicarse en 1,131.85 dólares por onza, un retroceso de 0.26 por ciento.

Aunque cerró la semana con pocos cambios, las presiones a la baja siguen relacionadas con los buenos indicadores económicos de Estados Unidos y la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) suba su tasa de referencia a un ritmo más acelerado en el 2017.

Banco Base detalla que en esta semana, a pesar de la escasez de indicadores relevantes, varios datos económicos fueron positivos para la economía estadunidense.

La tercera revisión al Producto Interno Bruto de ese país durante el tercer trimestre mostró un alza anualizada de 3.5%, por arriba de 3.3% anticipado, mientras que las ventas de casas nuevas en noviembre crecieron a una tasa mensual de 5.2%, por arriba de la expansión de 2.1% anticipada.

Plata cae 2.23%

La plata retrocedió 2.23% para ubicarse en la semana en 15.73 dólares por onza, mientras que el cobre mostró una caída semanal de 3.09%, al cotizar en 5,455.75 dólares por tonelada métrica. En tanto, el aluminio cerró la semana con una cotización de 1,719 dólares por tonelada métrica, un alza de 0.12%, y el plomo terminó con un retroceso de 8.02%, al venderse en 2,051.75 dólares por tonelada métrica. Los precios del cobre caían 0.2% por toma de ganancias de los inversores sobre posiciones largas antes dede Navidad, mientras crecientes dudas sobre la demanda en China, principal consumidor mundial del metal, reforzaban la idea de que el alza reciente fue exagerada, quedando en un precio de 5,509 dólares por tonelada.

Resultados mixtos

En el mercado energético el referente del mar del Norte, el crudo Brent, se mantuvo sin cambios y se ubicó en 55.16 dólares por barril. El West Texas Intermediate ganó 0.28%, a 53.10 dólares por tonelada en la semana.