Perforadora Oro Negro, subsidiaria de la petrolera Oro Negro, solicitó voluntariamente la declaratoria de concurso mercantil, que le permitirá negociar el pago de deuda en dólares, mientras enfrenta presiones para fortalecer su situación financiera.

La decisión propiciará las condiciones necesarias para proteger sus activos y operaciones, así como para la negociación con sus acreedores a fin de lograr conservarse , informó la empresa en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Agregó que seguirán con el curso ordinario de sus operaciones y actividades.

La deuda acumulada de la compañía ascendió a alrededor de 960 millones de dólares y reportó ingresos netos por 3.9 millones de dólares.

Cinco años funcionó

Axis Capital Management creó a Oro Negro en el 2012 con recursos que provinieron de la emisión de un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) en la BMV en el que participaron tres afores. La petrolera también recibió inversión de Temasek, el fondo del Gobierno de Singapur.

Oro Negro opera cinco plataformas en el Golfo de México que alquila Pemex Exploración y Producción.

No obstante, ante las nuevas condiciones que Petróleos Mexicanos (Pemex) impuso en los contratos de perforación de las plataformas Primus, Laurus, Fortius, Decus e Impetus, aumentaron las presiones financieras para la subsidiaria de Oro Negro.

El 15 de agosto de este año, la petrolera informó que Pemex resolvió que la plataforma Primus suspenderá sus operaciones hasta finales del 2018, posteriormente reanudará los trabajos con una tarifa reducida de 116,300 dólares diarios durante seis meses.

Para la plataforma Laurus se decidió a reiniciar sus servicios hasta en noviembre de este año. Mientras que en el caso de Fortius, Decus e Impetus seguirán activas, pero con una tarifa reducida de 116,300 dólares diarios que se irán ajustando a partir del 1 de diciembre.

judith.santiago@eleconomista.mx