Desde que asumió la Presidencia de Estados Unidos Donald Trump, las principales divisas de países emergentes han generado una apreciación significativa frente al dólar.

El miércoles, la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo sin cambios su tasa de referencia y las políticas económicas de Trump hasta ahora han sido consideradas por analistas como poco visibles.

El peso mexicano es la moneda que más ha ganado desde el 19 de enero, un día antes de la toma de posesión de Trump.

Hasta el cierre la divisa mexicana ya había generado una apreciación de 6.5% frente al billete verde, con una cotización de 20.50 pesos por dólar.

Entre los emergentes, la segunda moneda que más se ha apreciado fue el peso chileno, que se ha revaluado 2.74%, para quedar en 642.35 pesos por dólar.

Pese a problemas con los grandes incendios en el país sudamericano, los operadores dijeron que la alta oferta de dólares de parte de inversionistas institucionales y empresas del sector minero han impulsado a la moneda chilena y atenuaron el impacto de la caída en el precio del cobre en los mercados externos.

El real brasileño ha tenido una ganancia frente a la moneda estadounidense de 2.38%, para quedar en 3.1199 reales por dólar, esto principalmente porque funcionarios del gobierno de ese país comentaron a Reuters que esperan tener un crecimiento mayor a 1% para el presente año.

A la baja, pronóstico

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para Brasil en el 2017 a 0.2% y el mercado prevé una expansión de 0.5 por ciento.

En diciembre, el banco central de aquel país revisó su previsión para el 2017 a un crecimiento de 0.8% desde 1.3 por ciento.

Las más beneficiadas

Las monedas latinoamericanas han sido las más beneficiadas por el débil comportamiento del billete verde. Los países denominados como emergentes se han mantenido también con ganancias.

Los últimos días, la lira turca ha tenido una recuperación significativa. De ser una de las monedas más castigadas frente al dólar, pasó a tener una apreciación hasta el jueves de 2.31 por ciento.

El rublo ruso ganó 1.11% frente al dólar lo que generaría que en el año tenga una revalorización de 0.79 por ciento. La mayor parte de sus ganancias ocurrieron después de que el Departamento del Tesoro ajustó sus sanciones contra la agencia de inteligencia rusa FSB. El dólar alcanzó en el intradía 58.547 rublos, su menor nivel desde julio del 2015. (Con información de agencias)

rafael.mejia@eleconomista.mx