Las acciones de Carrefour cayeron 6.92% en la Bolsa de París este lunes, a 15.46 euros cada una, después de que el fin de semana la minorista francesa y el grupo canadiense Alimentation Couche-Tard dieran por finalizadas sus conversaciones de cara a una eventual fusión tras la oposición expresada por el gobierno francés, que llegó a esgrimir razones de "soberanía alimentaria" para frustrar la transacción.

De este modo, tras haber llegado a cotizar el miércoles de la semana pasada a un máximo de 18.10 euros por acción ante la perspectiva de una fusión amistosa entre las dos compañías, los títulos de Carrefour han perdido algo más de 15% ante la abierta oposición del gobierno francés a la compra de Carrefour por Couche -Tard, que finalmente han abandonado el proyecto de fusión.

En un comunicado remitido por las dos compañías el fin de semana, confirmaron que "a la luz de los recientes acontecimientos" habían decidido no seguir adelante con las negociaciones preliminares de cara a una transacción tras el acercamiento "amistoso" realizado por la canadiense.

"La creación de asociaciones innovadoras es una parte clave de la estrategia de transformación de Carrefour", declaró Alexandre Bompard, presidente y director general de la minorista.

El gobierno galo cerró la puerta, de manera "cortés, pero definitiva", a la posible adquisición, por más de 16,000 millones de euros, de Carrefour por parte del gigante canadiense de las tiendas de conveniencia Alimentation Couche-Tard, al señalar que Francia no podía renunciar a uno de los principales minoristas franceses, que además es el primer empleador privado en el país, con más de 100,000 trabajadores.

El ministro francés de Finanzas, Bruno Lemaire, quien entre 2009 y 2012 fue ministro de Alimentación, Agricultura y Pesca, advirtió que el gobierno amplió el decreto que regula las inversiones extranjeras en el país, ampliando la protección de su cobertura a las actividades de distribución de alimentos, aunque apuntó que el Ejecutivo prefería "no tener que usarlo".

Alimentation Couche-Tard lanzó una oferta para comprar Carrefour a un precio de 20 euros por acción, con lo que pagaría 16,352 millones de euros.