Los precios del petróleo bajaron el lunes por una menor preocupación sobre la escasez de suministro y los conflictos en Oriente Medio, con el referencial Brent registrando su mayor baja trimestral de este año ante el temor a una demanda más débil.

La mezcla mexicana de exportación, perdió 4.74%, o 2.73 dólares, para cotizar en 54.85 dólares el barril. Los futuros del Brent perdieron 1.13 dólares, o 1.83%, a 60.78 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate en Estados Unidos cedieron 1.84 dólares, o 3.29%, a 54.07 dólares el barril.

El Brent ganó 0.6% en septiembre, al tiempo que el WTI retrocedió 1.9%, tras un mes volátil donde los precios escalaron cerca de 20% tras los ataques del 14 de septiembre que redujo a la mitad la producción saudita. Un rápido restablecimiento del bombeo recortó casi todas las alzas.

Sin embargo, en el trimestre el Brent perdió 8.7%, en su mayor caída trimestral desde el cuatro periodo del 2018, cuando los precios se desplomaron 35 por ciento.

El WTI también bajó 7.5% en el tercer trimestre, ya que las preocupaciones de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China perjudique el crecimiento económico mundial pesó sobre el aumento de la demanda.

En el trimestre la mezcla mexicana cayó 10.20 por ciento.

El mayor exportador mundial, Arabia Saudita, restauró su capacidad de 11.3 millones de barriles por día tras el ataque contra sus instalaciones, aunque Saudi Aramco debe confirmar aún que sus operaciones han sido restauradas por completo.

Riad está manteniendo las exportaciones usando crudo de inventarios y capacidad de producción ociosa, pero sigue sin estar claro cuánta producción ha logrado recuperar.

El príncipe heredero saudí advirtió en una entrevista dominical que los precios del petróleo podrían alcanzar “números inimaginablemente altos” si el mundo no se une para disuadir a Irán, pero dijo que preferiría una solución política a una militar.

Analistas prevén que el Brent promedie 65.19 dólares por barril este año y el WTI rondará 57.96 dólares.