Merlin ha despertado del letargo bursátil en el que se halla inmersa desde el año pasado. La Socimi del Ibex, que acabó 2016 con un descenso superior al 7%, destaca en positivo en el Ibex esta semana.

Gracias a ello, la sociedad inmobiliaria se sitúa cerca de su nivel más alto del 6 de enero, una cota que el valor terminará traspasando, según los expertos, para ir a buscar nuevos récords.

Los analistas no entienden la apatía que se ha apoderado de la cotización de Merlin en los últimos días y esperan que saque pecho en el parqué a corto plazo. El 91% de las firmas de inversión que sigue a la compañía aconsejan adquirir o mantener sus acciones en cartera. Le otorgan un precio objetivo de 11.85 euros, lo que supone darle un recorrido alcista del 11% para el medio plazo.

En Intermoney Valores creen que el valor es idóneo para los inversionistas que quieran invertir en el sector inmobiliario en su conjunto pero de forma indirecta.

Además, el mayor tamaño de la compañía y su composición de activos hacen de Merlin una de las opciones más estables dentro del abanico de Socimis que hay en el mercado español. Merlin cuenta con una capitalización de 4,993 millones de euros, muy superior a la de la segunda sociedad inmobiliaria más grande que cotiza en Bolsa, Hispania, que tiene un valor en Bolsa de 1,239 millones de euros.

Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank explica que el mercado interpretó como positiva su fusión con Metrovacesa (culminada en octubre de 2016) y la compra de Testa (junio 2016), dos operaciones que le permitieron acrecentar su cartera de activos inmobiliarios sin necesidad de solicitar financiación adicional al mercado. Pero desde entonces, el valor no ha registrado grandes cambios en el mercado.

Ahora, confía en que la recuperación del sector inmobiliario siga su curso," en especial los precios en las grandes ciudades, que es donde se concentra la cartera de activos de Merlin", asegura. Esto puede dar visibilidad a la compañía en el medio plazo.

Riesgo a corto plazo

Los analistas detectan un foco de riesgo que puede interrumpir la recuperación bursátil de Merlin a corto plazo: la posibilidad de desinversiones en su accionariado. Tras la operación con Metrovacesa, entre sus principales accionistas se encuentran Santander y BBVA, que poseen conjuntamente el 29% del grupo, y a los que no les interesa en absoluto esa participación que le expone al sector inmobiliario y les consume capital", explia López-Gálvez. Por ello, no descartaría que las entidades decidieran colocar acciones en el mercado de la compañía, lo que pesaría sobre su cotización.

[email protected]