Los ojos del mundo estuvieron puestos ayer sobre el Reino Unido, que selló su salida de la Unión Europea luego de que Tim Barrow, el embajador británico ante la UE, hiciera entrega de la carta que invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

Con la decisión que no tiene marcha atrás , como describió la primera ministra Theresa May, una de las reacciones más esperadas era la de los mercados a raíz, pues se sabe que la incertidumbre será lo que caracterice los próximos dos años de negociaciones. Sin embargo, durante la jornada bursátil no hubo grandes cambios.

De hecho, la única bolsa que tuvo una variación negativa fue la española con una caída de 0.21%, a diferencia de la de la de Londres, Fráncfort y París que experimentaron un aumento superior a 0.40 por ciento. Incluso, el índice Euro Stoxx 50, de la eurozona, también subió 0.29 por ciento.

Según Diego Franco, gerente de Franco Group los mercados no se vieron perjudicados porque lo habían asimilado desde el año pasado y, en ese sentido, lo asumieron como una noticia vieja .

Desde la perspectiva del analista, los mercados actualmente están concentrados en las políticas de Donald Trump, en las decisiones de la Fed y en que se extienda el recorte de producción de la OPEP. Así mismo, manifestó que también están expectantes respecto a la posibilidad de que se lleve a cabo el referendo independentista de Escocia.

El día de la votación del Brexit, el 23 de junio de 2016, la bolsa de Londres cerró con 6,338.1 puntos. Nueve meses después, durante el día de su activación, se situó casi 1,000 puntos por encima de ese nivel (7,373.72) y a tan solo 74 del récord histórico alcanzado el pasado 17 de marzo, después de que la Reina Isabel II sancionara la ley del Brexit.

No obstante, en términos de divisas sí hubo una leve caída. Mientras que, al comienzo de la semana, el euro llegó a 1.09 dólares por primera vez en el año, ayer cayó a 1.075 dólares. De igual forma, la libra esterlina, que se acercó a sus máximos anuales al superar 1.26 dólares, el miércoles quedó en 1.24.

Para Luis Fernando Ramírez, vicerrector de investigaciones de la Universidad de La Salle, el comportamiento de las divisas tiene que ver con la formalización del retiro del Reino Unido de la UE porque tanto el comercio como el movimiento de capitales, por un posible reacomodamiento de las estructuras bancarias en ‘la City’, están en entredicho .

Los puntos de la negociación

Pasaron 44 años para que el Reino Unido tomara la decisión de salir de la UE desde su adhesión en 1973 bajo el gobierno, también conservador, de Edward Heath.

En la carta entregada al presidente del Consejo Europeo, Theresa May dijo que el gobierno británico señaló que sus empresas tendrán que aceptar las reglas europeas para seguir comerciando; pidió que se garanticen los derechos de los europeos que viven en Reino Unido y de los británicos que residen en la UE, y reiteró que debe haber un acuerdo justo sobre los derechos y obligaciones de Reino Unido al salir de la UE , es decir que abre paso a una indemnización.

En suma, el Reino Unido busca un acuerdo que abarque la cooperación económica y seguridad. Para lograrlo, creemos necesario acordar los términos de nuestra futura alianza en paralelo a los de nuestra salida de la UE , escribió May en la misiva.

La respuesta de la Unión Europea

Los 27 miembros de los países europeos que siguen formando parte de la UE lanzaron un mensaje de unidad y firmeza al Reino Unido tan solo media hora después de haber recibido la notificación de Londres. En estas negociaciones la Unión actuará como uno solo y preservará sus intereses , dice el comunicado. Antes de hablar de acuerdos comerciales post-Brexit, la UE quiere que Reino Unido se comprometa a saldar sus cuentas pendientes con la UE, 65,000 millones de dólares según la Comisión Europea.

[email protected]