El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) concluyó el 2012 con un rendimiento de 18 y de 27% en dólares, situándose entre los mercados con mejor desempeño a nivel mundial y luego de que en el 2011 registró una caída de 3.8% en términos nominales.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) cerró el año sobre los 43,705.83 puntos, aunque a lo largo del año marcó 23 cierres históricos y llegó a alcanzar niveles de hasta 44,000 puntos a mediados de diciembre.

En el mercado cambiario, el peso cerró el 2012 vendiéndose en 12.87 unidades por dólar, lo que significó una apreciación anual de 7.9%, y luego de que en el 2011 retrocediera 13% y cerrara en 13.97 unidades.

A principios de junio, el dólar alcanzó su mayor cotización del año sobre 14.35 pesos, nivel desde el cual la moneda nacional logró recuperar cerca de 10% al cierre del año.

El mercado de divisas y el bursátil fueron impulsados por las buenas perspectivas para las finanzas locales, que desvanecieron en parte las preocupaciones sobre el rumbo de la economía global.