El mercado de activos con clasificación ASG (ambiental, social y de gobernanza) podría alcanzar los 53 billones de dólares a escala mundial para el 2022, un segmento en el cual México ha colocado 259,669 millones de pesos en seis años.

Durante el panel “Visión, Retos y Oportunidades del sistema sustentable”, dentro de la Convención Bursátil Digital de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), Rafael del Villar Alrich, representante del Banco de México (Banxico), dijo que “existe mucha demanda por inversiones sociales y sostenibles y los fondos de inversión de ASG no solo representan una parte importante sino creciente en el mercado de capitales”.

Datos de Bloomberg indican que los activos con clasificación ASG pueden llegar a los 53 billones de dólares en 2022, lo que representaría un tercio de los activos administrados a nivel global.

Por su parte, Alba Aguilar Priego, miembro del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV), detalló que desde 2015 a septiembre de 2021, el mercado ASG en México ha crecido de manera importante, con un acumulado de 259,669 millones de pesos con la emisión de 59 bonos etiquetados.

En México, el mercado de bonos con esta clasificación ha incrementado de 8,302 millones de pesos en 2015 hasta los 148,875 millones en lo que va del 2021, un aumento de casi 7 veces la primera colocación de Nacional Financiera en noviembre de 2015.

Rafael del Villar detalló que el mercado global de activos verdes, sociales y sostenibles crece rápidamente. “Este mercado que incluye tanto deuda como bonos verdes, sociales y sostenibles, pasó de 200,000 millones de dólares anuales en el 2013, a  800,000 millones en 2020. Se espera que alcance 1 billón para este año”.

Jaime Martínez Negrete, analista en Morgan Stanley, comentó que para emitir bonos con sello ASG, es indispensable que las empresas tengan realmente una estructura enfocada a dichos objetivos.

Yamur Muñoz Gómez, director de Financiamiento y Capital en HSBC, dijo que “cualquier industria y empresa puede participar, no solo los grandes corporativos, en este mercado, sin embargo, las compañías tienen cuestiones de estructura y escalamiento para alcanzar un emisión verde o temática”.

ariel.mendez@eleconomista.mx