Los contratos futuros netos del peso muestran una ligera tendencia a favor, pues se ubicaron en 23,178 unidades, cada uno por 500,000pesos, en el Chicago Mercantile Exchange (CME), tras haberse desplomado el 19 de abril a -5,984 unidades, es decir, en espera de una depreciación, según datos de Refinitiv Eikon.

“Pareciera un poco que es por la lateralidad con la que se ha comportado el tipo de cambio en las últimas semanas, aunque haya una depreciación se sigue moviendo en un rango acotado, y lo que vemos es  que en determinado momento el peso pudiera regresar a una tendencia de apreciación que vimos a finales de mayo e inicio de junio”, dijo en entrevista James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Estos contratos, aunque representan poco volumen operado total del tipo de cambio peso-dólar, sirven como referencia del sentimiento de los especuladores del mercado, y se refieren a los contratos a futuro para uso no comercial, cuyos datos son reportados semanalmente por la Commodities Futures Trading Commision (CFTC).

Las posiciones netas resultan de la diferencia entre quienes operan contratos en posiciones largas, es decir que esperan una apreciación, y de las posiciones cortas, quienes ven una tendencia bajista.

Para el más reciente reporte, las posiciones largas se ubicaron en 51,601 unidades, mientras que aquellos en posiciones cortas se contabilizaron 23,178 unidades.

Salazar abundó que los especuladores contemplan que dado los múltiples estímulos monetarios existentes, sobre todo por la Reserva Federal y a pesar de los rebrotes de Covid-19, el peso podría apreciarse.

“Los operadores consideran que son más los factores positivos, que podrían en algún momento volver a ayudar a la moneda mexicana, y que en una o dos semanas pudiera darse otra vez un rally a favor del peso”, expresó el especialista.

No obstante, el estratega advirtió que se está lejos del máximo histórico de posiciones netas que se alcanzó el 28 de enero de este año en 170,366 contratos, y que llevó a un desplome en este indicador hacia mediados de mayo, cuando en dos semanas consecutivas reportó en terreno negativo, es decir, las posturas a favor de una depreciación eran más que las de a favor.

[email protected]