Las perspectivas económicas de China y el fortalecimiento del dólar disminuyeron el atractivo de las materias primas, terminando con pérdidas en la sesión del jueves.

Además, el gobierno de China dijo que las industrias que tienen un consumo intensivo de energía, como el acero, aluminio, cemento y refinación de petróleo, deberían garantizar que más del 30% de su capacidad de producción cumpla con estándares más estrictos de eficiencia energética para 2025.

Los objetivos, publicados en el sitio web de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, por sus siglas en inglés), se establecieron para poner a China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, en camino de cumplir su compromiso de convertirse en carbono neutral al 2060.

Las principales caídas fueron del aluminio, que perdió 5.36% en la sesión en la Bolsa de Derivados de Chicago (CME, por su siglas en inglés), y se cotiza en un precio de 2,905 dólares por tonelada, mientras el zinc tuvo una caída de 4% para venderse en 3,421 dólares por tonelada.

El cobre también tuvo una pérdida de 3.89% en la sesión, para cotizarse en un precio de 9,789 dólares la tonelada.

Por su parte, el petróleo se desplomó el jueves, luego de que un pronóstico de un invierno cálido en Estados Unidos frenó un repunte que llevó los precios a un máximo de tres años por encima de los 86 dólares el barril al comienzo de la sesión debido a la escasez de oferta y una crisis energética mundial.

El crudo Brent del mar del Norte cayó 1.41% o 1.21 dólares a 84.61 dólares por barril, después de alcanzar un máximo de sesión de 86.10 dólares, el más alto desde octubre de 2018. El crudo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos cerró con una caída de 1.63% a 82.50 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación operó en 77.64 dólares por barril, lo que significó una caída de 0.83% respecto al cierre previo, según Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se espera que el clima invernal en gran parte de Estados Unidos sea más cálido que el promedio, según un reporte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica publicado el jueves por la mañana.

"El informe, que indica condiciones más secas y cálidas en el sur y este de Estados Unidos, está ejerciendo presión sobre el complejo", dijo Bob Yawger, director de Futuros de Energía en Mizuho.

Respiro

Al contrario, en el mercado de energéticos, el precio del gas natural terminó la jornada en 2.33 libras esterlinas por millón de unidades térmicas británicas, lo que representó un incremento de 3.50% en la sesión del jueves en la Bolsa de Derivados de Londres (LME).

"Los precios subieron rápidamente en estas últimas semanas, por lo que no es sorprendente que se sigan consolidando por algún tiempo", opinó Bill O’Grady, responsable de Estrategia de Mercados en Confluence Investment Management.

Pero los fundamentos siguen siendo los mismos: una oferta insuficiente, una demanda que sube y la cercanía del invierno en el hemisferio norte. "Para ir más arriba", según O"Grady, "será necesario que el dólar se debilite o que las reservas comiencen a bajar rápidamente, lo cual va a ocurrir", estimó.

“Los movimientos negativos en los mercados son debido a preocupaciones por presiones inflacionarias y la situación del sector inmobiliario en China por Evergrande. Así, en Asia la mayoría de las bolsas cerraron negativas”, explicó un reporte diario de Banorte.

En cuanto a los granos, el maíz bajó 1.25%, hasta los 5.32 dólares por bushel respaldado por un aviso de exportación diario y mayores costos de insumos de cara al próximo año.

“El fortalecimiento del dólar hace que los commodities sean menos accesibles para inversionistas que tienen otra divisa y reducen su valor. El aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro sube los costos de oportunidad de mantener inversiones en materias primas, que no devengan intereses”, según un reporte Banco Base.

Los metales preciosos fueron los más resilientes ayer. El oro tocó los 1,784.75 dólares por onza y bajó 0.07 por ciento. Mientras que la plata tocó un precio de 24.22 dólares por onza y descendió 0.89 por ciento.

Banco Base añadió que “el fortalecimiento del dólar y el aumento de los bonos del Tesoro se dio ante un aumento en la aversión al riesgo en los mercados financieros por los riesgos a la baja para la actividad económica global”.

“La mayor inflación eleva la posibilidad de que los bancos centrales sigan retirando estímulos, en un contexto en que la economía no termina de recuperarse. Las políticas monetarias ampliamente flexibles de los bancos centrales llevaron al oro a alcanzar su máximo histórico de 2,75.47 dólares por onza, el año pasado”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico en Banco Base.

termometro.economico@eleconomista.mx