El mercado de Ofertas Públicas Iniciales (OPI) en Brasil vive un auge, a pesar de la crisis sanitaria del Covid-19 y en medio de señales de una gradual recuperación económica.

Actualmente hay 33 empresas que esperan debutar en la Bolsa de Sao Paulo en lo que resta de este año, las cuales se sumarán a las 26 compañías que se han hecho públicas en lo que va de este 2021, según muestran datos de especialistas del sitio local EuQueroInvestir, enfocado al análisis y educación financiera.

De concretarse estas salidas, el mercado de capitales brasileño estaría cerrando este 2021 con la llegada de por lo menos 59 nuevas emisoras, marcando así un nuevo récord, tras la “buena cosecha” registrada en el 2020, cuando se llevaron a cabo 28 Ofertas Públicas Iniciales.

“A pesar del comienzo tímido, la oferta de acciones sorprendió positivamente al mercado en febrero porque 13 empresas salieron a Bolsa ese mes. En marzo, no se realizaron nuevas OPI y mayo nuevamente estuvo marcado por solicitudes de empresas controladas por grandes corporaciones, como CSN Cimentos, Companhia Brasileira de Alumínio y Raízen, una firma del sector agropecuario, que podría ser una de las OPI más grandes de la historia”, expusieron los especialistas de EuQueroInvestir.

Entre las empresas que se han listado este año en el Bovespa,la única Bolsa del país sudamericano Brasil, están PetroReconcavo, un operador independiente de exploración y producción de petróleo y gas; ModalMais, la plataforma con productos y servicios bancarios y Good Crop Seeds, una empresa del sector agrícola dedicada a la siembra de granos como soja, maíz y frijol.

Buen momento

El debut de empresas en la Bolsa de Brasil, también se da en un momento de recuperación económica, puesto que se prevé que el país cierre con un crecimiento de 3.7 % en este 2021, según estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre del 2021 de la economía más grande de América Latina, subió 1.2% en comparación con el cuarto trimestre, según la Agencia Nacional de Estadísticas de Brasil, mientras se esperaba un incremento de apenas el 0.7 por ciento. Esa situación ha traído optimismo a los empresarios del país, que ven más cerca la recuperación de la economía del país.

Según el organismo gubernamental, el aumento en el PIB estuvo liderado por un crecimiento del  5.7% en el sector agrícola. También incluyó un aumento del 4.6% en las inversiones.

La economía de Brasil ha vuelto a los niveles de actividad previos a la pandemia después de una recesión de 4.1% el año pasado que fue menor que la de sus vecinos, algunos de los cuales se contrajeron el doble.

El 2 de junio, después de darse a conocer el dato del PIB brasileño, la Bolsa de Sao Paulo registró un nuevo récord de cierre, por primera vez por encima de los 128,000 puntos.

La agencia calificadora de riesgo crediticio Moody's prevé unas buenas condiciones de liquidez para las empresas de Brasil, México y Perú entre 2021 y 2022, en contraposición a las empresas argentinas, para las que proyecta unos peores pronósticos por sus "débiles condiciones en el mercado local".

La firma estima que las condiciones de liquidez para las empresas latinoamericanas variarán a lo largo de 2021 y 2022 al tiempo que la economía global se recupera de la crisis de la pandemia y la alta demanda de materias primas impulsa los balances de efectivo de los exportadores.

El flujo operativo (EBITDA)  corporativo de Brasil crecerá en 2021 y 2022 al tiempo que los exportadores se beneficien del alza en los precios de las materias primas, la debilidad de las divisas y una demanda sostenida, mientras que los sectores enfocados en los sectores doméstico observarán una recuperación en ventas.

Mercado más grande

Alan Gandelman, CEO de la corredora Planner, dijo que “las próximas ofertas de acciones en la Bolsa de Brasi” se pueden explicar por el optimismo por el avance de la vacunación contra el Covid y revisiones al alza del crecimiento de la economía brasileña, luego de que el PIB del primer trimestre superó las expectativas.

El especialista, citado en el sitio brasileño, seudinheiro.com, refiere que la caída del dólar y los resultados positivos de las empresas en el primer trimestre han sido factores que han ayudado a atraer inversionistas a la Bolsa local. "Será una ventana de OPI interesante porque hay un poco más de apetito", argumentó Gandelman.

En Brasil,  las empresas listadas en Bolsa ya suman 418, casi tres veces a las empresas listadas en la BMV.

Mientras Brasil vive una ola de OPI, al mercado mexicano han llegado solo dos emisoras, pero no mediante una OPI, ya que el listado de estas emisoras han sido resultado de la separación de negocios y de la sustitución de acciones.

Una es Alterna Asesoría Internacional, empresa de servicios financieros personalizados, que listó sus acciones en la BMV el 1 de junio, tras la escisión de Corporación Actinver, que ya cotiza en Bolsa.

Otra es Sempra Energy, firma estadounidense de energía, que listó sus acciones en la BMV luego de tomar el control de su filial, Infraestructura Energética Nova (IEnova) al haber realizado una oferta pública de intercambio de acciones, con la cual elevó su participación a 96.4 por ciento.

Hay una empresa que ha presentado su solicitud a para lanzar una OPI en la BMV: Alimentos y Procesados Intercarnes, subsidiaria de Grupo Bafar. Sin embargo, Bafar ya cotiza en Bolsa. 

La semana pasada el director general de la BMV, José Oriol Bosch, dijo que la falta de llegada de empresas a Bolsa se explica principalmente por la falta de promoción y cultura financiera y bursátil.

Sin embargo, fue optimista y dijo que con la economía con mejores perspectivas y el principal índice bursátil llegando a sus máximos históricos, puede haber mejor terreno para que nuevas empresas realicen una OPI.

judith.santiago@eleconomista.mx