El precio de los bonos estadounidenses subieron ayer impulsados por un dato más débil a lo esperado en el sector vivienda, originando que los inversionistas aprovecharan los bajos precios de los bonos.

El bono a 10 años, considerado de referencia, rindió 2.30 frente a los 2.36%, lo que implicó un alza en su precio, toda vez que la relación precio-rendimiento es inversa. Mientras que el plazo a 30 años rindió 3.39 desde 3.45% ofrecido el martes.

La semana pasada el precio de los bonos cayó con fuerza, con lo que el rendimiento rompió los rangos en que habían operado en los últimos cuatro meses y medio.

Este descenso provocó un alza en el premio que pagan de alrededor de 25 puntos base en los bonos a 10 años, lo que brindó la oportunidad a los inversionistas de adquirir papel a precios que no se habían visto en meses.

Este movimiento se registró en un contexto en el que los signos de recuperación de la economía estadounidense reducen la posibilidad de que la Reserva Federal recurra a un nuevo estímulo monetario.

Operadores comentaron que la compra de bonos de largo plazo por parte de la Fed bajo la Operación Twist también impulsó a los precios de los instrumentos.

No obstante, los inversionistas se muestran confiados de que el rendimiento de los bonos retome su tendencia alcista.

Al respecto, William Larkin, gerente de cartera de Renta Fija de Cabot Money Management comentó a Reuters que La gente está comenzando a internalizar el fin del apoyo de la Fed y que, es probable que conforme se recupere la economía y recibamos datos económicos cada vez más fuertes, los rendimientos vuelvan a subir .

En México, los bonos de largo plazo pusieron fin a una racha de dos sesiones de caídas, de la mano de sus similares estadounidenses.

De esta manera, el rendimiento del bono a 10 años cayó a 6.43 desde 6.47% de la sesión previa. Mientras que el vencimiento a 20 años finalizó en 7.30% desde 7.32% de la sesión previa.

Los rendimientos locales suelen seguir el comportamiento de sus similares estadounidenses, pero en los últimos meses esa correlación se había perdido debido a la aversión al riesgo.

La correlación con las tasas del Tesoro fue consistente con el rally de ayer, el diferencial de los bonos a 10 años cerró alrededor de 413 puntos base, lo cual ha sido un buen soporte últimamente , aseguró una firma local.