La nueva empresa, propiedad de los accionistas originales de la Comercial Mexicana, selistará en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en verano y podría iniciar con un precio por acción que va de un rango de 11 a 16 pesos por título.

José Calvillo, director de finanzas de la Controladora Comercial Mexicana, adelantó que la naciente compañía no iniciará de cero, pues se quedará con promociones que se ofrecen en las tiendas del pelícano como el monedero naranja y los timbres, mismos que se podrán aplicar en formatos tales como Fresko y City Market,

En entrevista, el ejecutivo aseguró que una vez que Soriana adquiera a la Comercial Mexicana y se constituya la empresa, nos quedaremos con las promociones para que la gente que era fiel a la marca encuentre esos productos que nos diferenciaban, por lo que los puntos se podrán transferir a éstas .

El miércoles pasado, Soriana, anunció un acuerdo con la Comercial Mexicana para adquirir 160 tiendas por 39,200 millones de pesos.

Para llevar a cabo la operación se realizará una escisión de la Controladora Comercial Mexicana y, con ello, el capital social de la empresa se dividirá en dos. La actual -que será la que adquiera Soriana- tendrá 78% de las acciones, en tanto que la naciente compañía se mantendrá con 22 por ciento.

Ambas serán empresas públicas, pero eso se dará una vez que reciba las autorizaciones tanto de la Comisión Federal de Competencia Económica como de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); ésta última aprobará la escisión.

Soriana comprará los formatos de Mega, Tiendas Comercial Mexicana, Alprecio y Bodega Comercial Mexicana, en tanto que la naciente sociedad se quedará con Fresko, City Market y Sumesa.

Un análisis de Accival consideró que la nueva compañía será muy diferente a Comercial Mexicana, ya que sólo ofrecerá formatos estilo supermercado que se centrarán en cercanía y productos frescos; será de nicho y posiblemente más rentable, pero con un valor de mercado menor. En la actualidad, La Cómer compite con las grandes cadenas de autoservicios y busca rentabilidad mediante escala.

Mayores márgenes

La naciente empresa buscará los niveles de medianos y altos ingresos. Incluso, a pesar de la esperada pérdida de escala económica, la administración prevé aumentar sus márgenes respecto de La Cómer.

El formato Fresko tendrá dos tipos de tiendas, pequeñas con menos de 2,000 metros cuadrados y grandes que van de 4,000 a 5,000 metros cuadrados, en tanto que Sumesa tendrá una dimensión de menos de 1,000 metros cuadrados.

José Calvillo reveló que en un mes se hará una oferta por 100% de las acciones de la Controladora Comercial Mexicana para que las adquiera Soriana y ésta decidirá si se mantiene listada en la BMV.

Y en el momento en que se obtenga la autorización de la CNBV, le pondremos nombre a la nueva empresa y cotizará en la BMV .

Calvillo recordó que con la transacción se buscó dar el mayor valor a los accionistas, al vender a un múltiplo de 12.4 veces.

Insistió en que la decisión de quedarse con los formatos Fresko, City Market y Sumesa es para lograr un enfoque de crecimiento más agresivo y con mayor rentabilidad, por lo que las 18 tiendas que quedaron fuera de la negociación con Soriana se convertirán en Fresko y City Market.

Afirmó que también buscarán aumentar su presencia de 40 a 80 tiendas, proceso que será orgánico; es decir, mediante la compra o renta de terreno. Sin embargo, si se presenta alguna oportunidad en el mercado se analizará. Se buscará crecer con mayor énfasis en la zona centro del país, así como en ciudades como Guadalajara, Puebla y Monterrey.

Accival recordó que al cierre del tercer trimestre la Comercial Mexicana contaba con 2,700 millones de pesos en efectivo, pero la administración estimó que al cierre de año la cifra podría llegar a 4,000 millones de pesos.

En el tercer trimestre del 2014, La Cómer reportó ingresos por 35,816 millones de pesos y utilidades por 1,584 millones de pesos.

En 1991 entra a la BMV

Se levantó después de estar al borde de la quiebra

La debacle financiera de Comercial Mexicana inició en octubre del 2008, cuando la cadena de tiendas de autoservicio apostó por instrumentos derivados y perdió.

La compañía tuvo que negociar y afrontar pérdidas por 1,080 millones de dólares, debido a que la depreciación del peso -producto de la crisis de septiembre de ese año- generó pérdidas en las posiciones en derivados del tipo de cambio que mantenían varias empresas, entre ellas La Cómer.

Ante los graves problemas de liquidez y solvencia, el grupo recurrió al proceso de concurso mercantil en diciembre del 2008, del cual salió airoso dos años después, luego de alcanzar un acuerdo con sus acreedores.

Para muchos especialistas, el mayor problema se gestó porque la controladora utilizó estos instrumentos que nada tenían que ver con su negocio.

Incluso, el entonces gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, acusó a las empresas de apostar con derivados como en un casino .

Sus inicios

La Cómer inició operaciones en 1930, con una tienda en la ciudad de México que vendía textiles.

Sus fundadores fueron Antonio González Abascal y su hijo Carlos González Nova.

A partir de ese año, la compañía empezó con un proceso de transformación que la llevó en 1944 a convertirse en la antesala de lo que años después fue la Controladora Comercial Mexicana.

La primera combinación de supermercado con tienda de mercancías generales se abrió en la capital del país en 1962, para 10 años después inaugurar 20 establecimientos.

En la década de los 80, la empresa continuó su expansión a través de la adquisición de la cadena Sumesa en 1981 y la apertura de 51 tiendas Comercial Mexicana. El primer restaurante California inició operaciones en 1982 y la primera Bodega se inauguró en 1989.

A principios de los 90, La Cómer constituyó una asociación con Costco y la primera bodega de la asociación abrió en febrero de 1992; un año después se introdujo el formato Mega para aprovechar el potencial de los formatos de hipermercados.

Dos años previos a la crisis, la expansión del grupo llegó a uno de sus puntos más altos y en el 2006 incursionó con dos nuevos formatos: City Market y Alprecio, los que buscaron cubrir las necesidades de varios niveles sociales, mientras que en el 2009 se abrió Fresko.

Se lista en la bolsa

La controladora se mantuvo bajo el control total de sus fundadores, la familia González, hasta que en 1991 se decidió dar el siguiente paso y listarse en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Cinco años después se inscribieron en la Bolsa de Nueva York a través de los títulos denominados Global Depositary Shares (GDS), mismos que se retiraron en el 2006.

Meses antes de la crisis que llevó a La Cómer a uno de sus peores momentos, la empresa invirtió 4,893 millones de pesos para la apertura de 24 unidades, así como para la compra de la cadena de tres restaurantes Beer Factory.

Comercial Mexicana

Comercial Mexicana

romina.roman@eleconomista.mx