Henda, subsidiaria de Evergrande, aseguró que pagará intereses por unos 35.9 millones de dólares, próximos a vencer. El gigante chino anunció un acuerdo con un acreedor local para evitar el impago de los intereses de un bono clave, reporto la agencia AFP.

Hengda Real Estate Group, la principal unidad de China Evergrande Group, dijo que pagaría los intereses de los bonos el 23 de septiembre. En un comunicado, Hengda dijo que haría el pago del cupón de su bono de septiembre de 2025 al 5.8% negociado en Shenzhen.

Sumado a eso, la compañía que construyó más de 12 millones de viviendas en China, tiene que cubrir los intereses por cuatro vencimientos más por 194 millones de dólares antes del 11 de octubre próximo.

De acuerdo con sus propios datos, tiene bonos que vencerán en lo que resta del presente año por 1,473 millones de dólares.

La empresa, que perdió en lo que va del año 21,385 millones de dólares en valor de capitalización, tiene una deuda de 300,000 millones de dólares, entre bancos, proveedores y bonos. De estos últimos corresponden 45,058 millones que deben ser liquidados de aquí al 2025.

De acuerdo el reporte financiero de 2020 de la compañía, los primeros dos bonos con vencimiento en 2021 suman un total de 1,473 millones de dólares y pagan una tasa de interés del 6.25 por ciento. La deuda a liquidar en el 2022 está dividida en cinco partes y pagan réditos por 8.25%, un total de 6,120 millones de dólares.

La deuda para el 2023 llega a 23,784 millones de dólares con una tasa de interés que va del 4.25 al 13.75 por ciento. Dicha cifra se divide en seis partes, mientras que el pago que debe hacerse en 2024 se encuentra en tres títulos con una tasa de interés que varía del 9.50 al 12% y suma 19,000 millones de dólares.

El último bono colocado se vence durante el 2025 y tiene un valor de 4,680 millones de dólares. Su tasa de interés es de 8.75 por ciento.

“Cuando una empresa deja de pagar un cupón significa que el bono entra en default, a pesar de que aún le falte más tiempo para que el pago principal se cobre. Una vez que un bono se encuentra en este punto, significa que la emisora ya no tiene liquidez y lo que ocurre después es determinado de acuerdo con las regulaciones de cada país”, explicó Amín Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital.

valeria.lopez@eleconomista.mx