En el mercado internacional de divisas, el Índice Dólar subió 0.69% para alcanzar los 90.96 puntos en las operaciones de este lunes, su nivel más alto desde el 1 de marzo, luego de que en las negociaciones de la jornada previa registrara una cifra de 90.316 puntos.

Este indicador financiero mide el valor del dólar estadounidense con relación a una canasta de divisas, como el euro, el cual tiene una participación de 57.6%; el yen, de 13.6%; la libra esterlina, de 11.9%; el dólar canadiense, de 9.1%; la corona sueca, de 4.2%, y el franco suizo, de 3.6 por ciento.

El fortalecimiento del dólar estadounidense debilitó tanto a monedas de mercados emergentes como desarrollados, sobre todo a divisas de países subdesarrollados, como el caso del peso, que registró una caída de 1.93%, seguida por el rand sudafricano, que mostró una depreciación de 1.76%, y el peso colombiano, que experimentó una contracción de 1.49 por ciento.

Dentro de las monedas  llamadas fuertes que reportaron importantes pérdidas de valor, resultaron el yen japonés, con una depreciación de 0.88%, seguida por el dólar canadiense, con un retroceso de 0.64%, y el euro, con un ajuste a la baja de 0.55 por ciento.

atentos a la fed

La apreciación del dólar se explicó por la percepción del mercado de que la Reserva Federal (Fed) implementaría una política de alza de tasas más agresiva en este año, tras los comentarios realizados de algunos funcionarios del banco central estadounidense de la posibilidad de mayores alzas en los réditos ante el buen desempeño de la economía de EU.

El bono a plazo de 10 años de Estados Unidos reaccionó ante esa expectativa, pues el rendimiento de este instrumento de inversión llegó hasta un nivel de 2.99%, su cotización más alta en más de cuatro años.

Los analistas dijeron que el dólar fuerte también reflejaba una mejor perspectiva para el comercio exterior.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo el sábado que viajará a China, visita que podría aliviar las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo.

El incremento de los retornos de los bonos del Tesoro no siempre se ha traducido en un dólar más alto en 2018, ya que la incertidumbre política en Estados Unidos y las tensiones geopolíticas a veces han provocado un distanciamiento entre las tasas de interés y la cotización de la moneda.

Aunque, con el retorno del bono a plazo de 10 años acercándose al 3%, el diferencial entre los bonos soberanos de Estados Unidos y Alemania en máximos en 29 años, el incremento de la demanda por dólares fue generalizado.

seguirá fuerte

El analista técnico del mercado de cambios del Grupo Financiero Monex, Francisco Caudillo, pronosticó que en el corto plazo el dólar estadounidense seguirá apreciándose con la posibilidad de que rompa el nivel de resistencia de 91 puntos y se perfile hacia el próximo precio de 95 puntos.

El especialista mencionó que dicha perspectiva se explicaría por la perspectiva de mayores alzas en la tasa de referencia de la Fed, previstas para los siguientes meses.

[email protected]