El grupo francés de productos de lujo LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton registró un beneficio neto atribuido de 3,981 millones de euros al cierre del ejercicio fiscal 2016, lo que representa un incremento de 11.4% respecto a las ganancias del año anterior, según informó en un comunicado.

La cifra de negocio alcanzó los 37,600 millones de euros, 5.4% más que un año antes, con un incremento de ingresos en todas sus divisiones.

En términos orgánicos, que excluyen el impacto del cambio de moneda y mantienen constante el perímetro de la compañía, el incremento de las ventas respecto al 2015 se incrementa hasta 6 por ciento.

Pese a inestabilidad...

LVMH ha conseguido un rendimiento excelente en el 2016 en un contexto de inestabilidad geopolítica y económica , celebró el presidente y director general del grupo, Bernard Arnault.

El atractivo de las marcas de LVMH, junto a la agilidad de los equipos, contribuirá a fortalecer la posición de liderazgo de la compañía.

En el cuarto trimestre, la facturación del grupo galo se incrementó 9%, hasta 11,274 millones de euros, mientras que el crecimiento orgánico en este periodo se situó en 8 por ciento.

El lujo sí deja

La compañía destacó la buena evolución de Louis Vuitton y Fendi, que batió en el 2016 la barrera de los 1,000 millones de euros.

El grupo también destacó el crecimiento de la red de tiendas de Céline, Loewe y Kenzo.

Durante el 2016, la compañía reorganizó su cartera con la venta de Donna Karan, que pasó a manos del grupo G-III en diciembre, y la compra de Rimowa.

La segunda categoría por utilidad fue la de vinos, con un aumento también de 10%, hasta 1,504 millones de euros.

A la zaga le van la perfumería y cosmética, la relojería y el retail selectivo, la única categoría que encogió su resultado neto, con una caída de 2 por ciento. (Agencias)

[email protected]