Después de que LIV Capital debutó en el mercado bursátil de Estados Unidos, sus siguientes planes son encontrar una empresa mediana para apoyar su crecimiento y llevarla a la Bolsa de valores, haciendo un doble listado, tanto en la Bolsa Institucional de Valores (Biva) como en el NASDAQ.

“Buscaremos una empresa mexicana y la idea es hacer un listado doble en la Biva y en el mercado internacional”, aclaró el socio fundador de LIV Capital, Alex Rossi.

El fondo de capital privado realizó una Oferta Pública Inicial (OPI) bajo la figura de Special Purpose Acquisition Company (SPAC) en el NASDAQ, con la que obtuvo 70 millones de dólares el 10 de diciembre pasado.

Rossi estimó que en la OPI participaron entre 85 y 95% de inversionistas institucionales de Estados Unidos y otros países, y el porcentaje restante fue una mezcla de retail o individuales.

Para hacer una colocación en el NASDAQ, como regla, deben participar más de 300 inversionistas.

Rossi explicó que su OPI en el NASDAQ fue una decisión estratégica para atraer capital extranjero e invertirlo en una compañía mediana mexicana con el potencial para crecer, con miras a colocarla en la Bolsa de valores de México y Estados Unidos.

“La colocación del SPAC fue en el mercado internacional para levantar capital extranjero, pero al hacer la combinación (adquisición de una empresa, obviamente tratándose de una mexicana), buscamos establecer un mercado simultáneo en México como en el extranjero para que cuente con el apoyo de inversión institucional tanto mexicana como internacional, porque creemos que eso hace muy atractiva la compañía”, enfatizó el directivo.

En conversación con El Economista, adelantó que tienen identificadas entre 35 y 40 empresas que analizarán porque son atractivas para invertir los recursos del SPAC, debido al sector en el que operan y por su potencial de crecimiento.

Sin embargo, destacó que este número no es definitivo porque seguirán con el proceso de búsqueda.

“Una vez que se cerró la colocación empezaremos a hablar con ellas”, comentó Alex Rossi.

El SPAC de LIV Capital, que cotiza con la clave LIVKU, contempla un periodo de hasta 21 meses para cerrar la inversión, adquisición o combinación en alguna empresa. “Obviamente, nosotros estamos trabajando lo más rápido posible para presentar una propuesta antes de tiempo”, enfatizó el directivo.

Entusiasmado por la operación, confió en que en el 2020 puedan anunciar su primera inversión: “Ya estamos trabajando hasta el full en esto; entonces, queremos atacar el mercado porque tenemos muchas ideas en mente y vamos a perseguirlas”.

Rossi recordó que las reglas de cualquier SPAC son cerrar una operación al tiempo señalado, de no ser el caso, se puede discutir una extensión del plazo con los inversionistas o bien, regresar el capital a los accionistas.

“Nosotros somos firmes creyentes de que el mercado mexicano es atractivo para la inversión y el desarrollo del mercado de capital local es una meta que se manifiesta claramente con la inversión que hicimos con la Biva”, añadió.

El fondo de capital privado LIV invirtió capital en Central de Corretajes (Cencor), una empresa que desarrolla infraestructura para mercados financieros y que es dueño de la Biva.

Sobre esta inversión, aseguró que están “bastante conformes y van bastante bien” con el crecimiento que la Biva ha mostrado en un año y medio de operaciones.

“Hemos capturado un buen pedazo del mercado y seguimos creciendo con mayores volúmenes de operación y mayor participación de mercado en lo que se trata de la Biva y Cencor, en general, sigue creciendo en todas sus áreas de negocio. Entonces todo va conforme lo habíamos esperado”, comentó Alex Rossi.

Va por tercer CKD

De hecho, el fundador de LIV Capital adelantó también que ya están pensando en colocar un nuevo Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) que listarán en la Biva.

Este año estiman colocar el que sería su tercer CKD, que es un instrumento financiero de largo plazo para invertir en diversos proyectos de capital privado, infraestructura, energía, entre otros sectores.

Aún están afinando detalles respecto al monto que esperan levantar en el mercado y la fecha de emisión. Lo que es un hecho es que el capital que reciban será para invertir en empresas en fase de crecimiento. El primer CKD lo colocaron en el 2012 y el segundo el 2015.

Alex Rossi recordó que recientemente vendieron su participación en Linio, una plataforma de comercio electrónico en Latinoamérica y en donde invirtieron recursos de uno de sus CKD.

Habló de otras inversiones de los CKD como en Grupo Proa, propietaria de laboratorios clínicos como El Chopo. Al preguntarle si ya tiene el tamaño para ser colocada en Bolsa, el directivo comentó que “todavía es temprano en el ciclo de inversión” para tomar una decisión.

Finalmente, habla de su confianza en México. Después de haber invertido por casi 30 años, pasando por distintos ciclos macroeconómicos y hoy con un nulo crecimiento económico, el país sigue siendo atractivo para la inversión.

“Igual el crecimiento está un poco estancado, pero hay muchas empresas que están creciendo a buenos ritmos y que seguirán creciendo por lo atractivo de su giro y eso es exactamente lo que buscamos”, manifestó.

judith.santiago@eleconomista.mx