La constructora de vivienda GEO dijo el miércoles que un juez dejó sin efecto la resolución mediante la cual aprobó el convenio de reestructuración de su deuda el año pasado, mientras se resuelve un recurso de apelación interpuesto por Fians Capital, uno de sus acreedores.

GEO, cuyas acciones reanudaron su cotización en diciembre del 2015 luego de poco más de dos años de suspensión, logró en junio del 2015 la aprobación del convenio con el que acordó con la mayoría de sus acreedores la reestructuración de su deuda a través de la capitalización de los pasivos.

Lo anterior no constituye una afectación a las finanzas de la compañía, por tratarse de un acto sub júdice, no consumado, por un monto que no resulta material , dijo la emisora cuyos títulos bajaron 3.88% en la Bolsa Mexicana de Valores a 8.42 pesos.

La compañía indicó que además cuenta con una reserva de acciones para hacer frente al pago de reclamos por parte de acreedores disconformes con el plan de reestructuración aprobado por el juez.

Desde que GEO salió de concurso mercantil, a mediados de este año se han negociado nuevas líneas de crédito.

Por ejemplo, se le aprobó una línea de crédito de 123 millones de pesos de la Sociedad Hipotecaria Federal para capital de trabajo, garantizada con tierra no estratégica.

Otra con el Infonavit por 350 millones de pesos para infraestructura con un plazo de cinco años. Y una nueva inversión de capital por 3,500 millones de pesos.

GEO tenía planeado construir 160,000 viviendas en los siguientes ocho años, para lo cual no necesitará adquirir tierra sino hasta dentro de cuatro años.

Este año tenía el objetivo de vender 4,905 casas, aunque al cierre de junio sumaba sólo 821.

La propia empresa anunció recientemente que se encuentra en un proceso de revisión de su plan de crecimiento para este año y está en espera de recibir subsidian de crecimiento para este año para poder construir otras 343 casas.

En un análisis, Signum Research consideró que el panorama para GEO es desfavorable en los próximos meses, debido a los altos costos asociados con la reactivación de proyectos.

Asimismo, espera un recorte en las proyecciones para el 2016 y posiblemente hacia el 2017, que podría empeorar la situación por la que atraviesa la compañía.

Ante ello, Signum Research recomendó venta de las acciones de GEO, pero declinó dar su nuevo precio objetivo. (Con información de Reuters)

[email protected]