Los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron más de lo previsto la semana pasada, según cifras del departamento de Energía publicadas este miércoles.

En la semana que terminó el 11 de agosto, las reservas de crudo se redujeron en 8.9 millones de barriles y quedaron en 466.5 millones.

Los analistas consultados por Bloomberg estimaban una caída de sólo 3.4 millones de barriles, según una encuesta del miércoles.

Es la séptima semana consecutiva en que los inventarios bajan, lo que los investigadores ven como una señal de que los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo por limitar la oferta de crudo están dando frutos.

Los inventarios de gasolina se estancaron cuando que los analistas de Bloomberg habían proyectado una baja de 900,000 barriles.

Los inventarios de destilados se incrementaron en 700,000 barriles, siendo que los expertos esperaban una estabilización.

La producción, que viene subiendo desde el otoño, aumentó 70,000 barriles por día a 9,502 millones de barriles por día.

Barril a la baja

Los precios del petróleo cayeron más de 1% el miércoles, a pesar de que las existencias en Estados Unidos registraron su mayor baja en casi un año, ya que hubo datos que sugirieron un alza de la producción a nivel local y aumentaron la preocupación por el exceso global de suministro.

Los futuros del crudo Brent perdieron 53 centavos, o 1.04%, a 50.27 dólares por barril, y los del petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos cayeron 77 centavos, o 1.6%, a 46.78 dólares por barril.

La mezcla mexicana de exportación, por su parte, cedió 13 centavos o 0.29%, a 44,341 dólares por barril. (AFP y Reuters)

[email protected]