Este lunes el índice dólar se situó en los 93.95 puntos, lo que representa un decremento de 0.77 por ciento. El avance de los rendimientos de los bonos del Tesoro lo acercaron a su máximo de un año que alcanzó la semana pasada.

En lo que va del año acumula un incremento de 4.46%, debido principalmente a los cambios que se prevén por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos. Dicho índice se encarga de medir el valor de la divisa estadounidense frente a una canasta de referencia conformada por seis monedas.

Esto tiene que ver con la expectativa de que la Reserva Federal comience el proceso de tapering, el retiro progresivo de los estímulos planteados por la Fed en su política monetaria expansiva.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital dijo que “el incremento en tasas del mercado que hemos visto en Estados Unidos es debido a un aceleramiento en la inflación y en consecuencia se esperaría que se continúe apreciando el dólar en términos generales”.

“Además de que la expectativa es que la tasa de interés del bono a diez años pudiera llegar alrededor del 2% a inicios del siguiente año, lo que provocaría que la divisa se siguiera apreciando, aunado a la expectativa de que la Fed realice su primer incremento de tasas a mediados del siguiente año”, agregó.

valeria.lopez@eleconomista.mx