Las primeras referencias del nuevo trimestre para los mercados, las procedentes de Asia, han adquirido un contundente sesgo bajista.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró la jornada del lunes con un revés de 3.55 por ciento.

En su caída se ha desinflado hasta los 16,164 puntos, su nivel más bajo en un mes, desde el pasado 1 de marzo.

En el conjunto de la semana el balance negativo se ha elevado a 4.9 por ciento.

Las caídas de las jornadas anteriores se vieron alentadas por la escalada del yen frente al dólar, una circunstancia que eleva la presión sobre las grandes empresas exportadoras japonesas.

El efecto divisa ha sido también una de las claves del deterioro reflejado por el informe Tankan del Banco de Japón.

La confianza de las grandes empresas niponas bajó desde los 12 hasta los 6 puntos, su nivel más bajo en tres años.

El dato, además, se queda por debajo de los 8 puntos que esperaban los analistas consultados por Reuters.

Shanghai se recupera

A diferencia de la Bolsa de Tokio, la de Shanghai ha logrado eludir las presiones bajistas.

El índice Shanghai Composite cerró la jornada con leves avances, de 0.2%, que han permitido concluir la sesión justo por encima de los 3,000 puntos.

Sumado a los datos sobre que el empleo en Estados Unidos creció en marzo; no obstante, el flujo entrante de estadounidenses hacia el mercado laboral podría hacer que la Fed mantenga su cautela sobre la subida de tasas.

En tanto, la Primera Sección del Índice de Precios (Topix) ganó 1.31 puntos y se ubicó en 1,302.71 unidades; mientras la Segunda Sección perdió 2.20 puntos y se colocó en 4,291.90 unidades, informó este lunes la agencia japonesa de noticias Kyodo. (Reuters y Expansión de España)

[email protected]