El gigante tecnológico Hewlett-Packard ha iniciado una nueva era dividido en dos compañías que ya han empezado a cotizar por separado en la Bolsa de Nueva York.

Las acciones de Hewlett-Packard subían 13.15% a un precio de 13.85 dólares, lo que representó un aumento de 1.605 dólares respecto al cierre previo tras las escisión de su negocio en dos compañías, de la cual Hewlett-Packard Enterprise Co comenzaban a cotizar a este lunes en la bolsa de Nueva York.

NOTICIA: HP se divide para mantener sus operaciones

Una es HP Inc., centrada en el negocio de impresoras y ordenadores personales, que dirigirá Dion Weisler.

La otra, de mayor potencial, es Hewlett-Packard Enterprise (HPE), que absorbe el negocio de software y servicios corporativos. Está comandada por Meg Whitnam, el cerebro de la nueva estrategia del gigante de Palo Alto (California).

NOTICIA: Hewlett-Packard se libra de caer en Wall Street

La nueva HPE nace con ventas de 53,000 millones de dólares, 252,000 empleados, un beneficio operativo de 4,900 millones de dólares y presencia en 120 países.

El objetivo de la compañía es crecer en un mercado, el de los servicios a empresas, que se valora en 1 billón de dólares y en el que también operan grupos como Micrsofot, IBM y Amazon.

NOTICIA: HP vende 51% de su negocio en China

El negocio de servicios de HP se impuso tras la compra de EDS en 2008. Sin embargo, la decisión de segregar la empresa no se tomó hasta hace un año, cuando HP acumulaba 11 trimestres de pérdidas y Whitman vio en la segregación de activos la fórmula para adaptarse a la nueva era de la tecnología móvil, considerando que las compañías con un enfoque más limitado logran una mayor rentabilidad.

HP busca ganar agilidad y sacar provecho a los negocios de rápido crecimiento con el objetivo final de que los menores beneficios de la división de consumo, lastrada por la caída de ventas del PC, no contaminen el potencial de los negocios para empresas. El proceso de reestructuración en HP ha implicado el despido de 55.000 personas.

erp