El optimismo mayoritario en los mercados europeos da paso a la euforia incluso en Grecia. El detonante de este rebrote de la confianza es el acuerdo alcanzado con los acreedores para desbloquear el pago de un tramo del tercer rescate. Para alcanzar este acuerdo, Grecia y los acreedores cerraron esta madrugada una lista de 48 requisitos necesarios para el nuevo desembolso.

Una vez confirmado el desbloqueo de los pagos establecidos en el tercer rescate, los inversionistas redoblan su apuesta por Grecia, tanto en la renta variable como en la renta fija. El resultado son subidas iniciales superiores al 2% en la Bolsa de Atenas, por encima de los 650 puntos.

Al frente de esta escalada destacan los bancos. Las menores alertas financieras otorgan todo un respiro para sus finanzas, y los inversionistas no dudan a la hora de tomar posiciones en el sector. Las subidas medias en la banca llegan a superar el 7 por ciento.

Las acciones de National Bank of Greece, Alpha Bank y Eurobank cotizan son subidas que superan por momentos los dobles dígitos. Piraeus Bank roza también el 10% de revalorización y se resarce tras dos jornadas de castigo por su ampliación de capital.

Nueva oleada de compras en la deuda griega

La apuesta de los inversionistas por Grecia es más acentuada incluso en su deuda pública. La inyección de liquidez que recibirá el país heleno mitiga las alertas financieras, y las compras desinflan los intereses exigidas a su deuda.

La mejora más contundente se centra en el corto plazo. La rentabilidad exigida al bono griego a dos años se desinfla sólo en la jornada de hoy cerca incluso de los 40 puntos básicos, hasta situarse en el 6.2 por ciento.

En el caso del bono a diez años, la mejora reduce su rentabilidad al 7.11%, los niveles más bajos en más de un año, concretamente desde octubre de 2014.

Esta caída permite a su vez ampliar la mejora de la prima de riesgo de Grecia, hacia niveles próximos a los 650 puntos básicos.

[email protected]