El gobierno griego deberá tomar "decisiones difíciles" antes de fin de año, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

"Desde el mes de julio trabajamos en un clima de confianza y cooperación. Es algo sin duda inédito entre un gobierno griego y las instituciones europeas desde la crisis griega", dijo Moscovici, que viajará a Atenas.

"Pero esto no quiere decir que todo es fácil, hay temas complicados, hay desafíos, habrá decisiones difíciles para fin de año", añadió.

Grecia obtuvo en julio su tercer rescate financiero desde 2010, por 86,000 millones de euros, que evitó a Atenas quedar fuera de la zona euro, pero que requiere estrictas reformas y ajustes en el país.

En agosto, recibió un primer tramo de 13,000 millones de euros para saldar vencimientos urgentes con el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Grecia espera ahora el desembolso de unos 2,000 millones de euros, pero antes debe aprobar una nueva serie de reformas reclamadas por sus acreedores.

Estos también piden a Atenas que implemente medidas para facilitar los desalojos por impago de créditos hipotecarios, pero el gobierno griego insiste en conservar excepciones para los propietarios más vulnerables.

Moscovici insistió en la necesidad de acelerar las reformas antes de cualquier nuevo desembolso del rescate, que también incluirá, por separado, una sensible recapitalización de los principales bancos griegos.

"Tenemos que hablar de manera franca de los temas clave que están en agenda y que seguirán estando hasta Navidad", dijo Moscovici.

[email protected]