El beneficio neto del mayor fabricante de teléfonos inteligentes y tarjetas de memoria del mundo, Samsung Electronics, se redujo más de la mitad en el segundo trimestre del año, debido a la debilidad del mercado mundial.

Los beneficios netos entre abril y junio de la compañía surcoreana fueron de 5.18 billones de wones (4,380 millones de dólares), anunció en un comunicado, lo que supone un 53% menos respecto al mismo periodo del año pasado.