El beneficio atribuido del Banco Santander en México creció en el primer semestre del año 14.4% al reportar 721 millones de dólares, frente a los más de 600 millones de dólares del año pasado.

En la presentación de resultados del Banco Santander en el primer semestre del año, el director financiero del Grupo, José Antonio Álvarez, explicó que el negocio crece en México a doble dígito y presentó en este periodo unos buenos resultados .

Comentó que los créditos en los primeros seis meses del año crecieron un 15% y los depósitos al 19%, con algunos crecimiento en otros segmentos de mercado, como el de consumo, tarjetas, hipotecas y comercial, todos con incrementos.

Señaló que los ingresos en el semestre crecieron a un ritmo del 20%, una mejora del margen bruto del 11%, los costos crecieron por el aumento de la red comercial y el cobro de alquileres de algunos locales donde hay sucursales.

Álvarez destacó que la morosidad del banco en México es de 1.64% y la cobertura de 183%, lo que muestra una buena evolución y resultados en el periodo en el país.

Sobre las previsiones en el segundo semestre en México, el consejero delegado del Grupo, Alfredo Sáenz, resaltó que se espera mantener la tendencia de resultados de la primera parte del año.

Anunció que se fortalecerá la red de oficinas, con apertura de nuevas oficinas y que se ha fijado el objetivo de ampliar la cuota del mercado.

GANANCIAS DEL GRUPO RETROCEDEN

Las ganancias del grupo Santander, el mayor banco de la zona euro, cayeron un 51% en el primer semestre porque debió ajustar el valor de sus activos inmobiliarios en España, aunque los depósitos en su mercado local crecieron con fuerza durante el segundo trimestre.

La entidad dijo completó el 70% de las depreciaciones exigidas por una nueva regulación y absorbió pérdidas en el negocio hipotecario y por préstamos incobrables otorgados a desarrolladores, reconociendo en forma tardía el impacto por el estallido de la burbuja inmobiliaria del 2008.

RDS