Fibra Uno (Funo), el primer fideicomiso de inversión en bienes raíces de México, prepara la emisión de bonos sustentables en el mercado mexicano, con la  que espera captar entre el público inversionista hasta 8,100 millones de pesos, que usará para pagar deuda bursátil.

De concretarse la emisión en octubre, como tiene previsto, Funo se convertirá en el primer Fibra, de los 16 que integran el sector en Bolsa, en hacer este tipo de oferta en el país.

“El objetivo de la oferta es incrementar la flexibilidad operativa, de tal manera que se cuente con recursos disponibles para pagar anticipadamente deuda bursátil con la finalidad de mantener un sano perfil de deuda”, indicó la empresa en el aviso de la colocación.

En el mismo puntualizó que la deuda bursátil a ser amortizada anticipadamente (que corresponde a la emisión FUNO 17-2)  en su momento se utilizó para financiar proyectos con un enfoque sustentable, basado en los ejes ASG (ambiental, social y de gobernanza).

La oferta se hará en dos tramos, uno con clave de pizarra FUNO 21X pagará una tasa de interés anual fija, el segundo FUNO 21-2X dará un interés variable.

Información de Fibra Uno indica que “el 89% de las propiedades desarrolladas con inversión propia han sido certificadas LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por su sigla en inglés), las cuales suman casi un millón de metros cuadrados, incluyendo propiedades del sector industrial y de oficinas.

Una de sus metas, para los próximos cinco años, es aumentar la eficiencia en las propiedades construidas para alcanzar certificaciones reconocidas.

El mercado de deuda temática ya había sido inaugurado por Fibra Prologis en diciembre de 2020, cuando emitió los primeros bonos verdes en el sector de Fibras, repitiendo esta operación en mayo pasado. Fibra Storage se convirtió en el segundo emisor de bonos verdes con su primera colocación.

Ambos Fibras han realizado emisiones por un total de 11,700 millones de pesos de deuda “ecológica”.

Funo cuenta con un portafolio de 634 inmuebles, un total de 10.8 millones de metros cuadrados de área rentable en toda la República Mexicana, con una tasa de ocupación de 92.9 por ciento.

judith.santiago@eleconomista.mx