Fibra Monterrey, un fideicomiso de bienes raíces industrial y de oficinas, atrajo a 1,632 inversionistas individuales, de un total de 1,723, con su reciente oferta subsecuente de capital en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Dicha participación es importante porque el reto ha sido crecer la base de inversionistas individuales en el mecado bursátil pues apenas 1% de la población mexicana invierte en Bolsa contra un 60% que lo hace en Estados Unidos.

En conferencia, el director general de la emisora, Jorge Ávalos, sostuvo que la participación de inversionistas individuales es señal de que los fibras, como inversión patrimonial, empiezan a formar parte de una nueva cultura financiera. “Históricamente habíamos contado con inversionistas institucionales, principalmente afores. En esta colocación participaron más de 1,600 personas físicas que buscan la apreciación del título y un dividendo periódico”, dijo.

Por su parte, el director general de la BMV, José Oriol Bosch, destacó  que el caso de Fibra Monterrey “es una buena historia” que ayuda a romper uno de los paradigmas que es la falta de participación de inversionistas en Bolsa.

“Es un buen mensaje para el mercado porque muestra que hay inversionistas, de diversos tamaños, que cuando ven una buena oportunidad la toman”, agregó José Oriol Bosch.

La BMV estimó que en ofertas accionarias se han registrado la demanda de mil inversionistas.

Fibra Monterrey recaudó 3,900 millones de pesos, el 29 de octubre con su follow-on. Los recursos los usará para comprar un portafolio de 100,000 metros cuadrados de área bruta rentable de oficinas y parques industriales, ubicadas en la zona norte y occidente de México.

En el 2020 la emisora planea volver a Bolsa para hacer una nueva emisión de capital o deuda para seguir creciendo.

[email protected]