Fibra Uno, el fideicomiso de inversión en bienes raíces, reportó a la Bolsa Mexicana de Valores, cifras positivas, que reflejaron una recuperación en el negocio inmobiliario en el país, tras las afectaciones que sufrió el sector por la pandemia del coronavirus.

En el segundo trimestre del año informó que sus ingresos totales crecieron 23% (después de los apoyos que brindó a sus inquilinos por Covid-19), a 5,285.5 millones de pesos contra los 4,298 millones de pesos de iguales meses del 2020. Y el ingreso neto operativo (NOI) aumentó 30.7%, resultando en 4,241 millones de pesos frente a los 3,245 millones de pesos del periodo de comparación.

Funo destacó en su informe que la utilidad operativa neta y los flujos de operación (FFO) se ubicaron en 996.9 millones de pesos o un 30.7% más y 1,176.3 millones de pesos o 117.2% por encima del segundo trimestre del 2020, respectivamente.

El fideicomiso inmobiliario cerró el segundo trimestre del año con cerca de 10.8 millones de metros cuadrados de área rentable, así como con 661 inmuebles ubicados a lo largo de toda la República Mexicana, cuya tasa de ocupación fue de 91.8 por ciento.

“Como mencioné en trimestres anteriores, esperábamos que el camino hacia la recuperación completa fuera disparejo con varias de las variables que reportamos contraponiéndose entre sí; sin embargo, estoy seguro de que estamos claramente en una trayectoria de recuperación”, comentó en una carta a los inversionistas André El-Mann, director general de Funo.

judith.santiago@eleconomista.mx