Fibra Monterrey, el fideicomiso de inversión en bienes raíces industriales y de oficinas, alista una emisión subsecuente de capital en el mercado bursátil mexicano que destinará para adquirir nuevas propiedades.

La oferta se anuncia en un momento en el que las colocaciones y ofertas de capital de los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) han estado cerradas por un año.

“Esperaríamos hacer en este año una colocación de capital porque traemos en el pipeline transacciones interesantes en varias regiones del país”, comentó Jorge Ávalos Carpinteyro, director general de Fibra Monterrey.

Las propiedades que espera comprar son para arrendamiento del sector industrial.

Con las próximas adquisiciones, el portafolio del fideicomiso inmobiliario llegaría a cerca de 1 millón de metros cuadrados de área bruta rentable.

Crece apetito por fibras

El directivo destacó el apetito que ha crecido entre los inversionistas patrimoniales (personas físicas) que buscan refugiar su capital en bienes raíces que ganan plusvalía.

Explicó que la incertidumbre en el mercado despierta oportunidades para comprar más y mejores activos, de ahí sus planes para aprovechar este momento y lanzar una tercera emisión de capital.

“Aun en épocas de inestabilidad hay recursos que están buscando invertir en los mejores activos que les den seguridad y rentabilidad”, manifestó.

“El apetito que está surgiendo ahora —prosiguió— no sólo de las afores sino también de inversionistas institucionales —tipo fondo de pensiones y aseguradoras— como los canadienses que han estado recientemente muy activos invirtiendo en el segmento industrial en el país, habla del diferencial que existe hoy como tasa real”.

El director general de Fibra Monterrey dijo que se alanzó una distribución por encima de lo que pagan los instrumentos del gobierno mexicano y la más alta desde su Oferta Pública Inicial en el 2014.

El rendimiento que el fibra paga a inversionistas se ubicó en 9.8% a tasa anual, considerando el precio actual de sus Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios, que fue de 11.75 pesos al cierre de este viernes.

El nuevo récord en la distribución del segundo trimestre del año fue 6.6% mayor al compararse con el mismo periodo del 2018 y es alrededor de 250 puntos base por encima de la tasa que otorga el Bono M 10 del gobierno. También representa 100 puntos base por encima del resto de los fibras inmobiliarios.

“Llegamos a 29.20 centavos por Certificado Bursátil Fiduciario Inmobiliario, lo que es muy bueno, ya que el precio actual equivale a un dividendo de 10% anualizado”, expresó el directivo.

“Dado que 70% de nuestros ingresos —continúo— está denominado en dólares y pagar este dividendo de 10% nos convierte en un vehículo defensivo ante la volatilidad en el tipo de cambio por diferentes circunstancias como políticas, económicas y de incertidumbre”.

Para el cierre de este año estima que las distribuciones llegarán a 1.11 pesos. En su primer año fiscal, Fibra Monterrey pagó una distribución de 82 centavos.

[email protected]