La Comisión Europea decidió este lunes no renovar la licencia de un pesticida relacionado con daños a las abejas, prohibiendo un insecticida de Bayer conocido como tiacloprid.

La decisión ratifica la aprobación mayoritaria de los gobiernos de la Unión Europea en octubre del año pasado, basada en una propuesta de la Comisión, el brazo ejecutivo del bloque regional.

“Existen preocupaciones medioambientales relacionadas con el uso del pesticida, particularmente sobre su impacto en las aguas subterráneas, pero también con la salud humana, en la toxicidad reproductiva”, dijo en un comunicado la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

Los agricultores no podrán usar el insecticida, vendido bajo las marcas Calypso y Biscaya, después del 30 de abril de este año, cuando expire su actual licencia.

La comisión basó su evaluación en los hallazgos de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria publicados en enero del año pasado, la que destacó las preocupaciones sobre una sustancia activa que es tóxica para los humanos y que está presente en concentraciones altas en las aguas subterráneas, detalló un portavoz de la Agencia (EFSA, por sus siglas en inglés) en un correo electrónico.

Ayer las acciones de Bayer cayeron 0.84% a 74.73 euros en la Bolsa de Alemania.