Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, dos aliados dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, acentuaron este miércoles la presión en la guerra con Rusia con su intención de inundar el mercado de petróleo, cuyo precio volvió a desplomarse.

Arabia Saudita, líder de facto de la (OPEP), está presionando a Rusia —segundo productor mundial, pero que no pertenece a la OPEP— para que acepte una reducción coordinada de la producción mundial para compensar la caída de la demanda por el coronavirus.

Desde que Rusia rechazó el acuerdo la semana pasada, Arabia Saudita anunció la mayor reducción de precios en 20 años para lograr parte de la cuota de mercado del petróleo ruso, desatando una tormenta en los mercados bursátiles.

Este miércoles, la petrolera saudita anunció además que quiere aumentar su capacidad de producción en 1 millón de barriles diarios (mdb), hasta alcanzar los 13 millones.

“Saudi Aramco recibió la orden del ministerio de Energía para aumentar su capacidad máxima sostenible de 12 millones de barriles diarios a 13 millones de barriles diarios”, informó la compañía en un comunicado a la Bolsa saudí.

El martes, el primer exportador mundial de crudo había decidido aumentar su producción a partir de abril en 2.5 millones, hasta un total de 12.3 millones de barriles diarios, una cifra récord.

Los precios del petróleo sufrieron una caída de 25%, la peor en un solo día desde 1991, pero una jornada después volvieron a subir, aunque este miércoles, tras el anuncio de Saudi Aramco, volvían al rojo.

Es esencial un acuerdo

Emiratos Árabes Unidos, el cuarto productor de la OPEP y aliado de Riad en el golfo, también anunció estar dispuesto a aumentar su producción de petróleo en más de 1 millón de barriles diarios.

“Conforme a nuestra estrategia de crecimiento de la capacidad de producción (...) estamos preparados para abastecer el mercado con 4 millones de barriles al día  en abril”, indicó la petrolera nacional Abu Dhabi National Oil Co  en un comunicado.

“Por otra parte, vamos a acelerar nuestro objetivo de capacidad de 5 millones de barriles al día”, indicó la empresa pública, que hasta ahora producía unos 3 millones de barriles diarios.

“Los operadores de Emiratos disponen de una capacidad de producción importante que se pondrá en marcha rápidamente, teniendo en cuenta las circunstancias actuales”, indicó el ministro emiratí de Energía, Suhail al Mazrouei, en Twitter.

Pero su país está “convencido de que un nuevo acuerdo (entre la OPEP y Rusia) es esencial para apoyar un mercado equilibrado y menos volátil”, añadió.

Rusia saldrá “mucho más fuerte”

Los anuncios de los sauditas y los emiratíes no parecen afectar a Moscú, al menos de momento, y el presidente ruso Vladimir Putin aseguró el miércoles que confía en que la economía rusa salga “mucho más fuerte”.

“Tenemos todas las oportunidades para que los sectores clave de la producción (rusa) salgan de esta situación mucho más fuertes”, anunció durante una reunión con inversionistas, en declaraciones publicadas por la web del Kremlin.

“Estoy seguro de que Rusia cruzará este periodo turbulento con calma y dignidad”, añadió.

El martes, el ministro de Energía, Alexandre Novak, declaró que “no cierra la puerta” a las negociaciones con los países de la OPEP. El acuerdo reciente de Moscú “no significa que en el futuro no podamos cooperar”, añadió.

Arabia Saudita tiene decenas de millones de barriles de petróleo en reservas estratégicas que en teoría sólo sirven en caso de emergencia y podría usarlas para suministrar más petróleo.

La caída del precio del petróleo de esta semana era inevitable y la reducción de la producción ha dejado de tener sentido, porque no está claro qué tan profundo será el impacto del coronavirus en la demanda, refirió el miércoles el viceministro de energía de Rusia.

La semana pasada, Arabia Saudita no logró el apoyo de Moscú para recortes de producción más profundos en una reunión de la OPEP+. Tras el desacuerdo, Arabia Saudita ha amenazado con inundar el mercado con petróleo.

El barril perdió hasta un tercio de su valor el lunes y cayó el miércoles a alrededor de 36 dólares por barril.

Pavel Sorokin, viceministro de Energía de Rusia, describió la medida, que habría duplicado el compromiso de Moscú con 600,000 bpd, como un desafío técnico.

Mezcla mexicana se hunde 5.36%

Otro descalabro para el crudo, por pleito de productores

Los precios del petróleo cayeron con fuerza este miércoles, luego de hundirse al cierre de las operaciones ante la debilidad del mercado bursátil después de que la Organización Mundial de la Salud indicó que el brote de coronavirus ahora es una pandemia.

A esto se sumó que los principales productores de petróleo anunciaron planes que provocarán una escalada en la creciente guerra de precios.

El crudo Brent cerró con una caída de 1.43 dólares, o 3.84%, a 35.79 dólares por barril, mientras que el crudo West Texas Intermediate de Estados Unidos terminó la sesión con un descenso de 1.38 dólares, o 4%, a 32.98 dólares.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación perdió 5.36% para cotizar en 25.93 dólares el barril.

Los activos de riesgo cayeron durante toda la sesión, pero aceleraron las pérdidas a última hora a medida que aumentaba el número de casos de coronavirus y que numerosos países restringían los viajes.

“Lo que causó la caída de los precios del petróleo en los últimos minutos antes del cierre del mercado fue que la plaza bursátil (Wall Street) tocó nuevos mínimos”, dijo Phil Flynn, analista de Price Futures Group.

“Las noticias sobre el coronavirus no parecen inspirar esperanzas de demanda en este momento”, añadió.

Tanto la Organización de Países Exportadores de Petróleo como la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) recortaron los pronósticos de demanda de petróleo, debido al coronavirus para este trimestre.

Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos anunciaron planes para aumentar la capacidad de producción tras el fracaso de los recortes coordinados a la producción por parte de Arabia Saudita, Rusia y otros países.

Suben inventarios en EU

Las existencias de crudo en Estados Unidos subieron en la última semana ante una mayor producción en refinerías, informó el miércoles la EIA.

Los inventarios de crudo aumentaron en 7.7 millones de barriles en la semana al 6 de marzo. Analistas esperaban un alza de 2.3 millones de barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, crecieron en 704,000 barriles, agregó la EIA.