La emisión de bonos temáticos en México ha subido en los últimos dos años y se espera que en este marque un nuevo récord, aseguró María Ariza, directora general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

Desde el 2018 en el mercado bursátil mexicano se han colocado poco más de 76,000 millones de pesos. Tan solo en el 2021 la cifra ha sido de 53,000 millones de pesos con la emisión de 23 bonos bajo distintas etiquetas, como verdes, sociales, sustentables y vinculados a la sostenibilidad.

Durante su participación en el foro “Finanzas Sustentables MX 21”, organizado por el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV), María Ariza dijo que en Biva se han emitido 26,000 millones de pesos este año, en 10 bonos, entre los que destacó el primer bono ligado a Covid-19.

“Estos instrumentos tienen una sobredemanda de entre 1.5 y hasta cinco veces respecto al monto total colocado, logrando una mayor participación de inversionistas, sobre todo institucionales internacionales”, enfatizó María Ariza.

En su intervención, José Manuel Allende Zubiri, director general adjunto de Promoción de Emisoras, Información y Mercados de Grupo BMV, destacó el crecimiento que ha tenido la colocación de deuda etiquetada, pues en este año, el financiamiento ASG canalizado representa ya 37% de todo lo emitido en el mercado de deuda de largo plazo a través del centro bursátil, mientras que en el 2020 significó 12 por ciento.

Falta mayor divulgación

La directora general de Biva reconoció que aún falta camino por recorrer en este mercado de bonos temáticos, sobre todo porque aún hace falta estandarizar las fuentes de información y métricas para evaluar el desempeño de estos instrumentos de renta fija.

Lo anterior ha supuesto un reto para que las empresas incorporen los factores ambientales, sociales y de mejor gobierno corporativo (ASG) en el “core” de negocio y en la parte de los riesgos operativos.

Por su parte, Álvaro García Pimentel, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), dijo que empresas y bolsas de valores deberán estar preparadas para garantizar la disponibilidad de la información ASG en favor de los usuarios del mercado de valores.

Comentó que las instituciones bursátiles, desde la banca corporativa y operadoras de fondos de inversión, juegan un papel fundamental para promover el financiamiento sostenible, asignando recursos hacia activos y proyectos relacionados con energía renovable, eficiencia energética, infraestructura sostenible, uso de agua y desechos.

“El progreso es importante pero no termina. Hay una brecha entre el financiamiento sustentable que debemos alcanzar rumbo al 2030. De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático es necesaria una inversión cercana a los 126 ,000 millones de dólares entre el 2015 y 2030 orientada al desarrollo de infraestructura verde y sostenible en México para lograr la transición hacia una economía baja de carbono efectos adversos del cambio climático”, dijo.

judith.santiago@eleconomista.mx