Tesla y su fundador Elon Musk acordaron pagar 20 millones de dólares cada uno a los reguladores financieros y el multimillonario dimitirá como presidente del directorio de la compañía, pero seguirá como jefe ejecutivo, tras un acuerdo que acaba con meses agitados para el fabricante de automóviles.

El trato en el marco de una investigación por fraude con valores, anunciado el sábado por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos(SEC, por su sigla en inglés) será un alivio para los inversionistas, a quienes les preocupaba que una larga lucha legal perjudicara la compañía de automóviles eléctricos.

La SEC refirió que Musk engañó a los inversionistas con tuits el 7 de agosto en los que dijo que estaba considerando la posibilidad de sacar a Tesla de la bolsa y que había obtenido fondos para ello.

El regulador de mercado alegó en la demanda del jueves que los tuits no tenían ninguna base y que el caos que provocaron en el mercado perjudicó a los inversionistas.

Ni Musk ni Tesla admitieron o negaron lo argumentado por la SEC como parte del acuerdo.

En el acuerdo, la agencia se retiró de su exigencia de que Musk, quien es sinónimo de la marca Tesla, tenga prohibido dirigir la compañía, una sanción que muchos inversionistas dijeron que habría sido desastrosa.

“Creo que éste es el mejor resultado posible para todos los involucrados”, dijo Ivan Feinseth de Tigress Financial Partners, que tiene una perspectiva neutral de las acciones de Tesla.

Presidente independiente

Tesla deberá contratar a un presidente independiente para supervisar la compañía, algo que sin duda complacerá a varios de los accionistas que habían criticado a la junta directiva de Tesla por ser demasiado condescendiente respecto a Musk.

“Un tuit imprudente cuesta mucho dinero, el tuit de los 20 millones”, declaró Michelle Krebs, analista ejecutiva de Autotrader.

Las acciones de Tesla cayeron 13.90% el viernes en el NASDAQ a 264.77 dólares cada una después de que la SEC presentara su demanda, lo que representa más de 7,000 millones de dólares en acciones. Muchos analistas habían pronosticado que las acciones iban a caer incluso más si se obligaba a Musk a renunciar.

El giro negativo en el valor de las acciones de Tesla pudo haber influenciado a Musk a tener un aparente cambio de opinión y negociar el acuerdo.

Musk había rechazado un acuerdo similar antes de la demanda del jueves de la SEC, argumentando que él no había hecho nada malo al publicar el tuit en que declaró que había asegurado los fondos para dirigir una adquisición de Tesla. (Con información de Reuters y AP)

[email protected]