El peso mexicano se apreció contra el dólar este miércoles. La divisa local recuperó terreno por segunda jornada consecutiva debido a una disminución de la presión relacionada con el gigante inmobiliario Evergrande y luego de una decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed), en línea con lo esperado.

El tipo de cambio concluyó las operaciones en 19.9800 unidades contra el cierre de 20.1350 unidades por billete verde de ayer, con datos oficiales del Banco de México (Banxico). En ese movimiento, el peso consiguió una ganancia de 15.50 centavos, que son equivalentes a una variación porcentual de 0.77 por ciento.

El cruce se movió en un rango abierto entre un máximo de 20.1462 unidades y un mínimo de 19.9361 unidades por dólar, que es su mejor registro en lo que va de la semana. Por su parte, el Índice Dólar (DXY), que compara a la divisa estadounidense con seis monedas referencia, subía al cierre 0.23% a 93.41 unidades.

 

La principal unidad del gigante China Evergrande Group dio a conocer que negoció el pago de intereses de un bono nacional con sus tenedores, lo que ayudó a disminuir el nerviosismo en los mercados financieros globales. Los operadores se mantuvieron atentos a la información desde el banco central estadounidense.

"Parece que todo el malestar de los últimos días en torno a Evergrande está remitiendo. El problema no ha desaparecido en absoluto, pero se ha superado un obstáculo que permite a la empresa ganar un poco de tiempo", afirmó en un reporte Craig Erlam, quien es analista de mercados financieros para OANDA. 

Más tarde, en el día, la Reserva Federal dio a conocer su decisión de política monetaria. La autoridad monetaria mantuvo su tasa de referencia sin cambios, en línea con los esperado por el mercado, y también ofreción detalles sobre el inicio de reducción de las compras de activos que realiza de forma mensual.

Tras dos días de reunión, la Fed informó que podría reducir "pronto" las compras de activos para inyectar liquidez en la economía si "los progresos continúan". En su conferencia tras el anuncio, Jerome Powell, el presidente de la Fed, explicó que esta disminución podría estar completa a mediados del próximo año.

La Reserva Federal también informó que prevé una inflación más fuerte para el resto de este año y revisó a la baja su estimación de crecimiento económico por causa de la variante Delta del Covid-19.

jose.rivera@eleconomista.mx