El peso mexicano se apreció contra el dólar estadounidense este martes y retomó su camino de recuperación. La divisa mexicana ganó terreno en medio de un retroceso generalizado del billete verde y un mayor apetito por el riesgo.

El tipo de cambio cerró la sesión en 20.2380 unidades por dólar frente al registro de 20.3400 unidades de ayer, con datos del Banco de México (Banxico). Esto significó una ganancia para el peso de 10.20 centavos o 0.50 por ciento.

 

El cruce se movió en un rango abierto entre un máximo de 20.4165 unidades y un mínimo de 20.2171 unidades. El Índice Dólar (DXY), que compara a la divisa estadounidense contra seis monedas, caía al cierre -0.24% a 93.72 puntos.

El dólar se debilita de forma generalizada y contra sus principales pares marcó un mínimo de tres semanas. Por su parte, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años operaba debajo del máximo tocado el lunes.

En los mercados se observó una estabilización de la percepción de riesgo tras una sesión de temor provocada por las cifras decepcionantes de la economía de China y un avance de los precios del crudo a un techo de siete años.

"Una consideración del riesgo más firme ha reducido la demanda del dólar (...) al tiempo que los rendimientos [de los bonos] también se han moderado", dijo Monex Europe en un reporte.

"El dólar cede desde mediados de la semana pasada, cuando estuvo sobre 20.7500, y cae a la zona de 20.2500 unidades, donde encontró soporte. En 20.5000 estaría su resistencia y en 20 unidades, el soporte", explicó ActivTrades.

Una tanda de resultados timestrales positivos de empresas estadounidenses alimentó las expectativas de un mejor escenario para la economía global de cara a la reducción de apoyos de los principales bancos centrales.

jose.rivera@eleconomista.mx