El peso mexicano cedió terreno este lunes debido a un fortalecimiento generalizado del dólar. De acuerdo con los datos del Banco de México (Banxico), aumentó a seis su racha de caídas que han sido motivadas por un temor a la estanflación. 

El tipo de cambio cerró la jornada en 20.8210 unidades por dólar contra un cierre de 20.7090 unidades el viernes, de acuerdo con el banco central. Esto significa que el par se movió 11.20 centavos, equivalentes a una variación de 0.54 por ciento.

 

El cruce operó en un rango acotado entre un máximo de 20.8363 unidades y un mínimo de 20.6992 unidades por billete verde. En tanto, el Índice Dólar (DXY), que mide al dólar contra seis divisas, subía al cierre 0.27% hasta 94.32 unidades.

El dólar se fortaleció contra la mayoría de las divisas en medio de más apuestas sobre que la Reserva Federal (Fed) estadounidense anunciará en noviembre el inicio de una reducción de su programa de compras masivas de activos (tapering).

Estados Unidos dio a conocer el viernes un reporte más débil que lo esperado de empleo en septiembre. Aun así, analistas e intermediarios anticipan que el banco central se mantendrá en la senda de modificar pronto su política monetaria.

"Los operadores se mantienen preocupados por la inflación y la escalada de los precios de la energía, que amenazan con provocar una crisis global y crear un entorno de estanflación, con alta inflación y bajo crecimiento", afirmó el local CI Banco.

Contra las 20.4240 unidades del viernes 1 de octubre, el peso ha perdido casi 2 por ciento. "La impresión se aleja de la postura de que tras las vacunas todo iba a ser positivo", afirmó Jonathan Zuloaga, analista de Columbus de México.

jose.rivera@eleconomista.mx