El dólar cerró ayer 17 de septiembre, por primera vez desde el 10 de marzo por debajo de los 21 pesos, para finalizar la sesión en 20.92 unidades, según datos del Banco de México, y a niveles similares antes de que se declarara la pandemia por el Covid-19.

Desde el 23 de marzo, cuando el dólar alcanzó un máximo histórico de 25.1350 pesos ante el miedo en el mercado por la pandemia, la moneda mexicana muestra un avance de 16.77%, o 4.22 pesos, beneficiada por la debilidad de la divisa estadounidense. En el día el peso ganó 0.96%, o 20.3 centavos, conforme cifras del Banxico.

“La apreciación del peso ocurrió a la par de un debilitamiento del dólar estadounidense, que terminó perdiendo 0.26% de acuerdo con el índice ponderado del dólar, acumulando cinco sesiones a la baja. Con la apreciación de ayer 17 de septiembre, el peso se enfila para ganar terreno por sexta semana consecutiva, algo no visto desde finales de 2018”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

En el día, el índice dólar, que mide la fortaleza de la moneda estadounidense  frente a una canasta de seis divisas, tuvo una baja de 0.32%, a 92.907 puntos, según datos de Refinitiv.

No obstante, desde su máximo del año tocado el 20 de marzo a 102.817 enteros,  el índice dólar acumula una caída de 9.64%, mientras que en el año tiene un retroceso de 3.61 por ciento.

Comentarios de Fed ayudaron

Según un análisis de CIBanco, en el corto plazo la moneda mexicana se está beneficiando del anuncio hecho el miércoles por la Reserva Federal de Estados Unidos sobre que no contempla alzas en su tasa de interés de fondeo, por lo menos hasta después de 2023. La tasa actual en Estados Unidos está en un rango de 0 a 0.25 por ciento.

De acuerdo con JP Morgan, el dólar se ha debilitado principalmente por la baja tasa de interés, pues esto lo hace menos atractivo, haciendo que los inversionistas prefieran otras monedas.

“En el mercado cambiario seguimos observando debilidad del dólar frente a la mayoría de las monedas, incluido el peso. El movimiento de baja en las tasas de interés externas y la demanda de activos en mercados emergentes generó un movimiento a favor de la moneda nacional”, señalaron los analistas de Invex en una nota para inversionistas.

Expectativas débiles para EU

“El desempeño económico superior de Estados Unidos frente a la zona euro y Japón no está más garantizado, al menos para los siguientes años... además el fondo de recuperación de la Unión Europea por 750,000 millones de dólares está dando más confianza a los inversionistas respecto al euro como una alternativa”, según Patrik Schowitz, administrador de Activos de JP Morgan.

Los analistas de Banorte coinciden en que la debilidad del dólar es el principal catalizador en la apreciación de la moneda local, “el peso mexicano se ha mantenido respaldado por una escena de debilidad del dólar amplia, uniéndose a un mayor apetito extranjero por activos locales”, indicaron en un reporte para clientes.

En su comentario semanal, los especialistas financieros de Invex destacaron que otro factor importante a favor del peso ha sido cierto incremento de la demanda por activos financieros en moneda nacional, principalmente deuda gubernamental.

“Aún se mantiene un diferencial de tasa que luce relativamente atractivo, en comparación a lo que se paga en dólares en la deuda norteamericana”, acotaron.

En agosto se registró por primera vez en cinco meses un flujo positivo en la deuda gubernamental mexicana por parte de extranjeros, que compraron 13,033 millones de pesos en títulos locales de deuda.

Cabe recordar que este año el Banxico ha recortado su tasa objetivo en 275 puntos base, de 7.25 a 4.5%, no obstante, Gabriela Siller destaca que la tasa real es de 0.45%, lo que le permite al país seguir siendo atractivo para inversión de cartera.

Emergentes matienen rezago

A pesar de la debilidad del dólar, las monedas emergentes muestran un fuerte rezago frente a la divisa estadounidense. El real brasileño tiene una depreciación en el año de 30.37%, la lira turca 26.86%, el peso argentino 25.81%, rublo ruso 20.79%, el rand sudafricano 15.45%, el peso colombiano 13.03%, y la rupia india, 3.15%, y el peso mexicano, 10.77 por ciento.

En un webinar para Refinitiv, Julian Bridgen, socio de Macro Inteligence 2 Partners abundó que son las monedas europeas, principalmente el euro el que se ha fortalecido contra el dólar. En lo que va del año, este último se ha apreciado 5.35% contra el billete verde.

En tanto, la libra esterlina y el yen japónes tienen una apreciación contra el dólar estadounidense de 2.15% y de 3.54%, en ese orden, conforme a cifras de Refinitiv.

Aumentan posiciones en Chicago

En el mercado de futuros de Chicago, las posiciones netas especulativas a favor del peso llegaron la semana que concluyó el viernes pasado a 8,373 contratos, de 500,000 pesos cada uno, su mayor nivel desde el 28 de julio, según datos de Refinitiv.

Estos contratos, aunque mantienen poco volumen, se consideran una referencia sobre el sentimiento del mercado sobre la moneda mexicana.

Analistas han destacado que es importante que se mantengan en terreno positivo, pues muestra que todavía hay expectativas sobre una apreciación de la moneda mexicana. Y es que este año cayeron a cifras negativas en tres ocasiones, la más reciente el 9 de junio.

Los contratos habían alcanzado su mayor nivel histórico el 28 de enero a 170,366 contratos, previo a la pandemia, tras lo cual se desplomaron a -5,120 contratos el 12 de mayo y a -5,984 la semana que finalizó el 19 de ese mismo mes.

claudia.tejeda@eleconomista.mx