El nerviosismo ante otro brote de la variante Delta del Covid-19, que pudiera representar una nueva amenaza para la rápida recuperación económica mundial, provocó una fuerte caída en las principales plazas bursátiles del mundo, que fueron arrastradas por las acciones de empresas de sectores que serían, desde el punto de vista de los inversionistas, las más beneficiadas por la reapertura de la economía.

“El mercado está observando con cautela el número de contagios que está aumentando en México y en el mundo, con niveles que no veíamos desde invierno. Ya sabíamos que iba a pasar esto, pero no lo queríamos ver, pensamos que esto ya lo habíamos dejado atrás”, explicó Jorge Gordillo, director de análisis económico y bursátil de CIBanco.

Y aunque esta “nueva ola”, prosiguió, es algo diferente a la del año pasado porque hay más personas vacunadas y con menos hospitalizados, no deja de ser preocupante.

“Creo que (la reacción) fue simplemente para bajar un poco las expectativas tan buenas que habían y un poco el pretexto para tomar utilidades. Creo que está exagerando un poco el mercado y las emisoras que vemos afectadas son los aeropuertos, aerolíneas, consumo discrecional y grupos industriales”, señaló el directivo de CIBanco.

Son estos sectores más afectados con la pandemia porque cierran restaurantes, tiendas, comercios y empresas de turismo registran bajas en sus operaciones, como los hoteles.

Turismo, el más afectado

Dentro de los índices estadounidenses, las acciones de las aerolíneas y turismo fueron las más afectadas por la venta masiva de este lunes en Wall Street. United Airlines, American Airlines y Delta Airlines cayeron un 5.54%, 4.14% y 3.74%, respectivamente.

Mientras que los operadores de cruceros también se hundieron en la sesión de ayer 19 de julio, siendo Carnival y Norwegian Cruise Line las que perdieron más de un 5% cada una, en tanto Royal Caribbean cayó 3.86% en la Bolsa de Nueva York.

Las acciones del sector de energía también cayeron, como resultado de la fuerte volatilidad del mercado y presionadas tras el acuerdo de la OPEP+ para aumentar la producción Exxon Mobil y Chevron bajaron 3.49 y 2.70%, respectivamente.

Boeing perdió casi 5% y American Express 4.24 por ciento. Dentro de las empresas del NASDAQ Compuesto, el gigante Apple fue la de las mayores bajas, con 2.69%; Microsoft perdió 1.33% y Facebook 1.23 por ciento.

De hecho, este lunes los 11 sectores que componen el S&P 500 terminaron en negativo, comenzando por la energía, que cedió 3.59% por la caída de precios del petróleo.

"El mercado parece estar listo para asumir un carácter más defensivo a medida que experimentamos una desaceleración significativa en las ganancias y el crecimiento económico", dijo el lunes el estratega de acciones de Morgan Stanley en Estados Unidos, Mike Wilson, en una nota.

“La amplitud del mercado se ha estado deteriorando durante meses y, en nuestra opinión, es solo otra confirmación de la transición de mitad de ciclo. Por lo general, termina con una corrección de nivel de índice material (10-20%) ".

Wilson aconsejó a los clientes que compraran productos básicos como Mondelez International para capear el declive.

A pesar de la caída del lunes, el daño  al mercado sigue siendo moderado. El S&P 500 todavía está solo 3.1% por debajo de su récord alcanzado la semana pasada y los inversionistas esperan que los resultados de ganancias mejores de lo esperado pongan fondo en el mercado.

IPC, de rojo

En la Bolsa Mexicana de Valores las empresas con un desempeño bajista fueron las aerolíneas, los operadores de aeropuertos, las empresas de consumo discrecional y las financieras.

Dentro de la canasta de 35 empresas que pertenecen al S&P/BMV IPC, el índice principal de la BMV, la acción más perjudicada fue la de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), que concluyó con una pérdida de 4.33 por ciento.

Otras emisoras con fuertes pérdidas fueron Grupo Bolsa Mexicana de Valores (-3.70%), Grupo Carso (-3.56); la operadora de tiendas departamentales Liverpool (-3.30%) y Grupo Financiero Inbursa (-3.13%).

Axtel, la empresa de telecomunicaciones, así como Volaris, la aerolínea de bajo costo y Aeroméxico, emisoras que no son del S&P/BMV IPC, registraron las mayores pérdidas de la jornada, con una fuerte caída de 7.33%, 6.90% y 6.49 por ciento.

Alsea, que opera restaurantes y que ha sido afectada por el cierre temporal y restricciones de aforo, terminó la sesión con caída de 2.54 por ciento, y Grupo Hotelero Santa Fe perdió hasta 4.07 por ciento.

Jorge Gordillo destacó que es probable que la volatilidad en las acciones de este tipo de empresas podría atenuarse con los reportes que presenten en los siguientes días, puesto que las expectativas es que presenten recuperación y mejoría en sus operaciones del segundo trimestre del año.

“Los reportes del segundo trimestre se esperan positivos. El número de pasajeros que hemos visto en los aeropuertos han sido positivos. Otras empresas como Alsea y Liverpool se espera que van a dar muy buenos informes”, matizó el especialista. (Con información de agencias)

judith.santiago@eleconomista.mx