Los precios del petróleo subieron el viernes, estabilizándose tras una caída temprana, consecuencia de las críticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus comentarios de que el barril está artificialmente alto.

Los futuros del Brent cerraron con un alza de 28 centavos, o 0.4%, a 74.06 dólares por barril.

En tanto, los futuros del West Texas Intermediate (WTI) para junio, el contrato más activo en Estados Unidos, subieron 7 centavos a 68.40 dólares. Los futuros a mayo, que expiraron el viernes, subieron 9 centavos, o 0.1%, a 68.38 dólares el barril.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cayó 1.20% a 60.12 dólares el barril.

“Parece que la OPEP está en eso de nuevo. Con cantidades récord de petróleo por todas partes, incluidos cargueros a plena capacidad en el mar, ¡los precios del Petróleo están artificialmente muy altos! ¡No es bueno y no será tolerado!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

El secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, dijo que los miembros del cártel son amigos de Estados Unidos y que tienen un gran interés en su crecimiento y prosperidad.

El Brent y el WTI alcanzaron en la semana sus niveles más altos desde noviembre del 2014, en 74.75 dólares y 69.56 dólares por barril, respectivamente, impulsados por un mercado más ajustado, una mayor demanda y riesgos geopolíticos.

Los contratos de ambos energéticos cerraron la semana con un alza de algo más de 1 por ciento.

El ministro de Petróleo de Arabia Saudita dijo el viernes en una reunión de ministros de Petróleo en Yeda que el grupo está aún lejos de alcanzar sus objetivos y que sigue siendo necesario reducir los inventarios.

Lo cuestionan

No estaba claro qué desencadenó el tuit de Trump, la primera mención sobre la OPEP en las redes sociales durante su mandato.

Sin embargo, ocurrió poco después de que funcionarios del principal exportador de petróleo, Arabia Saudita, dijeron que aún estaban lejos del objetivo de reducción de la sobreoferta mundial. Tres funcionarios del país dijeron a Reuters esta semana que el reino estaría feliz de ver al crudo subir a 80 dólares o incluso 100 dólares por barril.